Algunas reflexiones al inicio del año escolar

17/3/01 - 12:00 AM

  •                                             
La educación es un derecho y formadora de recursos humanos. El desarrollo de la educación en las últimas décadas ha multiplicado las matrículas en los distintos niveles, planteando nuevos y agudos problemas a la misma. La administración educativa está experimentando cambios muy profundos, como necesidad de personal nuevo, especializado y organizado, con un deseo de cooperar y llevar adelante iniciativas apoyadas por todo el entorno escolar. Un trabajo de equipo integrado por el director, docentes, padres de familias, estudiantes y vecinos de la comunidad.
Cada escuela debe contar con funcionarios que tengan el interés de mejorar e impulsar ideas propias por el bien del colegio. Se gastan y se pierden gran cantidad de cuotas de las asociaciones de padres de familia, que bien orientadas por el administrador escolar, serviría en gran parte para evitar el deterioro de nuestros planteles educativos.
Es una vergüenza observar, a través de los medios de comunicación, que existan muchos centros educativos con servicios sanitarios en mal estado y sucios; los bebederos escolares negros, llenos de moho; herbazales, techos caídos, telarañas, la falta de desagües, zanjas llenas de desperdicios que se convierten en criaderos de ratas y alimañas, sin olvidar los comedores con su falta de cubiertos en buen estado. Hay una irresponsabilidad compartida entre los administradores escolares, educadores, trabajadores manuales y padres de familia.
El aseo y el ornato escolar reposan en las manos de éstos que hacen muy poco por la salud de estos recintos; en muchos casos, el trabajador manual permanece sentado, admirando el polvo, la suciedad que cubren las escuelas, y repito, da vergüenza visitar ciertos colegios públicos de nuestro país y observar tanta negligencia humana.
Por favor, necesitamos directores capaces, pero más que eso, con el deseo de realizar una labor encomiable, idóneo para orientar a sus subalternos y encaminados a mantener limpio los pasillos, servicios, comedores y regar las plantas en el verano para evitar que muera esa naturaleza.
Necesitamos profesionales que encaminen a nuestra juventud con ejemplos de orden, aseo y disciplina. ¿Cómo se puede enseñar en aulas llenas de papeles, bancas en desorden, paredes sucias y murales rotos? Cada educador debe aportar con su modelo, su personalidad y responsabilidad al crecimiento de ese niño o ese joven.
Y qué decir de la noble moral que existe en algunos colegios donde se les cierran las puertas al estudiante por llegar tarde; sin embargo al docente no se le marca la tardanza y se le considera porque viene de trabajar en un colegio privado y puede llegar diez y hasta veinte minutos tarde. Porque para ser buen director tiene que hacer lo que le conviene al personal y no lo que dice la ley.
Estos son algunos casos que deben resolverse en cada entidad educativa, sin esperar que todo lo resuelva el Ministerio de Educación. Estos pequeños problemas, al tiempo se convierten en situaciones mayores.
Pintar un salón, reparar una lámpara, comprar un reloj, mantener limpio y en buen estado todas las edificaciones escolares y la misma seguridad del plantel, son puntos que pueden ser nombrados para mantener las escuelas, no se puede justificar tanta basura y desaseo.
Señor director asuma su responsabilidad y exija que los funcionarios cumplan con lo establecido por la ley y con lo que se comprometió al firmar su nombramiento.