Cae avión en México

11/11/99 - 12:00 AM

  • José Miguel Domínguez F.                                            
Un avión de pasajeros de la empresa mexicana TAESA estalló ayer en el aire mientras volaba en la región central de México, muriendo las 18 personas que viajaban a bordo.
El accidente se registró poco después que el vuelo 725 de TAESA partió del aeropuerto de Uruapán, en el estado de Michoacán, a unos 290 kilómetros al oeste de ciudad de México.
El inspector Juan Alfonso Lara, de la agencia de protección civil, organismo estatal, dijo que aparentemente el avión estalló en el aire. Indicó que testigos habían visto una brillante luz en el cielo, y la caída de restos de la aeronave en montañas situadas a 10 kilómetros al sureoste de Uruapán.
Indicó que cuadrillas de rescate se hallaban en el área, pero no existía la menor posibilidad de hallar sobrevivientes.
El avión "quedó totalmente destruído", dijo.
El DC-9 partió de la ciudad fronteriza de Tijuana con 91 pasajeros a bordo, pero la mayoría bajó en Uruapán y en una escala previa, Guadalajara, dijo Eduardo Cacho, vocero de TAESA.
El accidente ocurrió poco después que el avión despegó rumbo a ciudad de México con 13 pasajeros y cinco tripulantes a bordo. Cacho dijo que la aeronave cayó en un río poco después que su piloto hizo una maniobra en dirección sur.
La causa del accidente se halla bajo investigación. Cacho dijo que "no tenemos información definitiva, y no deseamos especular".
El accidente podría haber sido peor porque el avión originalmente había salido con 91 pasajeros de Tijuana, pero la mayoría desembarcó en la ciudad occidental de Guadalajara.
La lista de pasajeros de Taesa incluía a dos personas cuyos nombres no son típicamente mexicanos: Kimberly Gerald Martínez, un niño, y Christopher Zimmerman.
La cadena Televisa mostró a cuadrillas de rescate buscando entre los restos del avión repartidos en un radio de 300 metros en un campo de aguacates en una zona boscosa de la montaña.
"El avión cayó y quedó totalmente deshecho", dijo Televisa. "Desafortunadamente se empezaron a encontrar partes de cuerpos".
Los periodistas dijeron que el impacto del avión abrió en el lugar que cayó, una propiedad agrícola, un hoyo de unos ocho metros de radio por cuatro de profundidad y que los restos del DC-9 se diseminaron por un área de unos 500 metros a la redonda.
Agregaron que las patrullas habían rescatado ayer la mayoría de mutilados cuerpos de las víctimas.
Uno de los reporteros de InfoRed dijo haber presenciado el hallazgo de "una mano con un reloj parado a las 1905".
"Encontramos las cajas negras", dijo telefónicamente desde el lugar del desastre, una zona rural del occidental estado de Michoacán, el director general de Aeronáutica Civil, Juan Antonio Bargés.
El funcionario agregó a la cadena radial InfoRed que las cajas serían enviadas de inmediato a laboratorios especializados como parte de la investigación oficial que establecerá las causas del accidente.