Remate de reposeídos

24/7/03 - 11:00 PM

  • Italia                                             
Las compañías distribuidoras de autos se preparan para otra contienda. La burbuja de crédito que explotó, en el sector automotriz, dejando como saldo compañías en reestructuración o en la quiebra, y montos aún incalculables, de autos reposeídos, son elementos que cambiaron la forma de vender vehículos en Panamá.
Ahora, los automóviles reposeídos (recuperados por financieras y bancos por falta de pagos) se empezarán a vender en subastas a “viva voz”.
La primera de estas subastas se realizará el sábado 26 de julio, con una flota de 200 autos del Grupo Ricardo Pérez y su financiera, Econofinanzas.
En este grupo habrán, además, de automóviles reposeídos, vehículos de “leasing” y otorgados en “trade-ing”. Se venderán 4x4 y sedanes de variadas marcas y a diferencia de otras subastas, en ésta no se fijará un precio base.
Ricardo Pérez será la primera compañía en poner en práctica el modelo de venta, sin embargo, la empresa Subasta Internacionales, que es la que organiza el evento, planea hacer este tipo de actividades con otras compañías distribuidoras, bancos y financieras que tengan vehículos reposeídos.
Los bancos y financieras antes de 1999, ofrecían un 100% de financiamiento para vehículos, con créditos flexibles para empleados públicos y privados.
Pero, por el incremento de la tasa de desempleo y problemas económicos, en los últimos dos años, los créditos otorgados fueron difíciles de recuperar.
Esta tendencia alteró el mercado de autos usados, los bancos remataban a precios exageradamente bajos y quienes tenían vehículos usados y querían venderlo, tenían que hacerlo por un precio irrisorio.
Actualmente, las políticas bancarias son más exigentes; solicitan abonos más altos y mayores ingresos, entre otras exigencias.
Existen unas 48 entidades bancarias que participan en el financiamiento de autos nuevos. De éstas, 10 son las más fuertes, entre ellas se encuentran: Global Bank Corp, Financial Warehousing of L.A./Banco Continental, Banco General, Ricardo Pérez, y Grupo Financiero Delta, S.A.
Para el cierre del 2003, se espera que las ventas de autos registren un leve crecimiento del 6% en comparación al año pasado, aunque hay muchos elementos inciertos que están fuera del control de los distribuidores, como el impacto de la Reforma Tributaria.
Desde abril, se paga un 5% de Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) sobre los artículos suntuarios como armas, joyas y autos con un costo por arriba de los 15,000 dólares. Los automóviles tienen una doble tributación, porque también pagan el 5% del Impuesto de Transferencia Bienes y Muebles.
Las ventas de esta compañía en el 2002 alcanzaron los 8 billones de dólares y hoy la gran preocupación es atender con mucha más presencia el mercado centroamericano, según explicó el director de Mercadotecnia.