Secuestran tiendas de Ana de la Americana

19/12/00 - 12:00 AM

  • Yolanda Sandoval                                             


El Panamá América


Numerosos clientes de la popular cadena de mueblerías Ana de la Americana tuvieron ayer una experiencia no muy agradable. Todas las tiendas y sucursales de la capital y el interior amanecieron cerradas.
Esto fue consecuencia de un secuestro gestionado por los trabajadores y acreedores de la empresa.
En realidad, fue el tercer secuestro de Ana de la Americana, según conoció El Panamá América de fuentes vinculadas al Ministerio de Trabajo.
Este tercer secuestro fue liderado por unos 100 empleados de la empresa, quienes ejecutaron la medida para garantizar sus indemnizaciones, luego que se advirtiera que el almacén atravesaba una situación financiera difícil.
El movimiento de embargo empezó el pasado viernes, cuando dos de sus acreedores iniciaron la gestión, materializándose así el cierre de las cuatro sucursales, ubicadas en Calidonia, vía Ricardo J. Alfaro y Los Pueblos, respectivamente. Asimismo amaneció cerrada la sucursal de La Chorrera.
Los empleados, algunos de los cuales tienen más de 15 años de servicio, interpusieron la acción de secuestro ante el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (MITRADEL), a través de sus abogados Carlos Ayala Montenegro y Héctor Zavala, ayer en la mañana, quienes notificaron ante esta instancia que ya existían dos secuestros en la empresa.
Quienes hoy se acercaron a este almacén, en busca de los muebles que hace un mes abonaron, se encontraron con la triste sorpresa de que no podían retirar lo que habían comprado, produciéndose situaciones de confusión y desagrado por parte de los frustrados clientes.
En este caso, los funcionarios del MITRADEL prefirieron no dar declaraciones al respecto, por ser el ente mediador en el proceso, mientras que los empleados y propietarios también optaron por permanecer callados.
Por su parte, el secretario general de la Asociación de Mueblerías de Panamá, Manuel Pérez, indicó que conocen desde el pasado viernes los movimientos de secuestro, pero formalmente la compañía no les ha informado nada todavía sobre su estado financiero.
" Hasta el momento estamos al margen de la situación legal que se sigue en contra de la empresa", acentuó Pérez.
Precisó que en estos casos, los clientes tienen el derecho de recibir la mercancía abonada, o en última instancia el dinero invertido.
Por otro lado, El Panamá América conoció que otra de las causas de los secuestros podrían ser las deudas que tiene la empresa con el grupo Platina, proveedor de artefactos de la línea blanca (neveras, estufas, etc.) desde hace varios años.
También se indica que debido a la contracción económica que atraviesa el país, descendieron abruptamente las ventas de la popular y antigua mueblería, que tradicionalmente realizaba ofertas de fin de año y para fiestas especiales a precios rebajados.
Asimismo, en La Chorrera el secuestro de la Mueblería Ana de la Americana desató una ola de reclamos por parte de las personas que para esta fecha habían realizado alguna compra en este almacén y que ahora alegan no tener una instancia en donde reclamar la devolución de su dinero o la entrega del bien adquirido.
En el distrito varias personas acudieron en horas de la mañana a esta sucursal en busca de una respuesta por el retraso en la entrega de su mercancía, encontrándose con las puertas cerradas y un guardia de seguridad que no daba mayores explicaciones.
Petra de Rodríguez, quien reside en Arraiján, mostraba un recibo de compra con fecha del nueve de diciembre, alegando que en reiteradas ocasiones llamó a la mueblería para saber sobre el retraso en la entrega de su compra y siempre recibía la promesa de que al día siguiente, por lo que decidió apersonarse este lunes al local.