DE ACUERDO CON LOS DATOS, MÁS DE 937 MILLONES DE DÓLARES EN RECLAMO NO GUARDAN RELACIÓN CON LA ZONA FRANCA

Una red venezolana desvió dinero a nombre de la ZLC

11/3/14 - 11:00 PM
Más de 937 millones de dólares desvió una red en Venezuela, simulando compras e importaciones desde la Zona Libre de Colón (ZLC).

Más de 937 millones de dólares desvió una red en Venezuela, simulando compras e importaciones desde la Zona Libre de Colón (ZLC).

  • Diana Díaz V. (diana.diaz@epasa.com)                                            

Datos

  • 3,000 empresas, aproximadamente, operan en la Zona Libre de Colón según registros.
  • 30 mil empleos entre directos e indirectos genera la Zona libre de Colón.

Registro

  • 600 millones de dólares, aproximadamente, sería el saldo de la deuda con la Zona Libre.
  • 937 millones de dólares no tenían nada que ver con los empresarios de la Zona libre.

Más de 937 millones de dólares desvió una red en Venezuela, simulando compras e importaciones desde la Zona Libre de Colón (ZLC).

Se trata de un engranaje complejo que incluyó contactos directos en el aparato gubernamental de Venezuela, específicamente en la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), el Banco Central de Venezuela y el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat).

Además, se utilizaba información falsa para simular las importaciones de la ZLC y poder acceder al cambio preferencial de dólares en Venezuela, logrando desviar millones de dinero de forma fraudulenta.

El gerente de la ZLC, Leopoldo Benedetti, confirmó el hecho y dijo que entre las irregularidades figuran la creación de empresas que supuestamente operaban en la Zona Libre de Colón, pero que al revisar las cuentas se percataron que no contaban con la clave que tienen todas las compañías que operan en este emporio comercial panameño.

Según explicó el administrador de la Zona Libre de Colón, creaban una compañía (sociedad anónima), una cuenta bancaria y hacían todos los trámites de forma fraudulenta, como si estuvieran importando algún producto, cuando no era así en realidad y el Banco Central les pagaba como supuestamente un cliente de la Zona Libre de Colón.

“Los documentos de esta denuncia les fueron presentados a las autoridades venezolanas para que ellas mismas investigaran y tomaran las acciones pertinentes, ya que en un expediente se encuentran los nombres tanto del que importaba como del que exportaba”, dijo.

Según Benedetti, quienes se dedican a este delito deben tener cómplices en Cadivi, en el Banco Central de Venezuela y Seniat, ya que lo estuvieron haciendo por mucho tiempo.

Aseguró que de 1,472 millones de dólares de la deuda con la Zona Libre, 937 millones de dólares no tenían nada que ver con los empresarios de este emporio comercial, porque los documentos no tenían clave siquiera y que así se lo hizo saber en octubre de 2013 a Oldemar Tovar, quien para entonces era presidente del Banco Central de Venezuela.

El administrador de la Zona Libre de Colón explicó que la forma correcta de hacer los trámites para que los venezolanos importaran productos de Zona Libre, es que el comerciante de ese país solicitara un permiso de importación a Cadivi; una vez que le otorgan el permiso e importa la mercancía, Cadivi y Seniat revisan la mercancía y le cobran el impuesto correspondiente y le aprueban el permiso para pagar los bolívares al Banco Central.

El Banco Central por su parte realiza el pago al cliente de la Zona Libre de Colón.

Benedetti destacó que ante la deuda, los envíos de Zona Libre a Venezuela están suspendidos y que el emporio comercial busca otros mercados en Centro, Sur y Norteamérica.

Ante la denuncia presentada por el administrador de la Zona Libre, el ministro de la Presidencia, Roberto Henríquez, señaló que Panamá dio un paso muy valiente que fue recibido con una sobrerreacción exagerada por parte del presidente Nicolás Maduro.

Indicó que Maduro comienza a hablar de corrupción y que “la única corrupción que ha habido en este caso, es la del propio Gobierno de Venezuela”, tal como lo explicó el gerente de la Zona Libre.

Señaló que en la deuda contabilizada de Venezuela con la Zona Libre, hay empresas que fueron creadas por venezolanos afines al gobierno de Maduro para sacar dinero y ponerlo a buen recaudo fuera de Venezuela.

Solicitud

“Lo único que Panamá está pidiendo es que se le pague a las empresas panameñas y no se tome esta situación coyuntural donde Panamá ha tenido el valor de abogar por la paz de ese hermano país, para decir: no pago, eso es deshonestidad”, dijo Henríquez.

De los $1,200 millones originalmente cuantificados, es probable que a los usuarios se les deba alrededor de 500 a 600 millones de dólares y la diferencia son fraudes, según las autoridades.

Por su parte, el expresidente de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón Severo Sousa señaló que esos son temas que les competen a las autoridades nacionales o de Venezuela, y que solo quieren enfocarse en el tema comercial, ya que hay una deuda, y las autoridades son las que cuentan en su poder con la documentación respectiva para validar las denuncias.

“Que se registren las reuniones o investigaciones que se tengan que dar, pero las ventas comprobadas, que fueron recibidas y vendidas que se paguen”, exigió Sousa.

El expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede) Roberto Troncoso señaló que si hay empresarios panameños que se han prestado para esto, es porque la mayoría ha tratado de hacer un favor a los empresarios venezolanos, que encuentran restricciones para sacar los dólares de su país.

“Pienso que si Panamá aplicara alguna medida de retorsión va a tener muy poco éxito, salvo que en investigación que hagan sobre las cuentas de Estados, no de personas, puedan entonces congelar cuentas del Estado venezolano y el venezolano congelar cuentas panameñas”, agregó Troncoso.

Considera que el rompimiento de relaciones comerciales por parte del Gobierno venezolano es un desacierto.

El economista Jorge Castillo señaló, por su parte, que la situación es un proceso que se venía degradando ante la deuda de los comerciantes venezolanos con los empresarios de la Zona Libre de Colón, debido al problema de conversión de los bolívares a dólares para poder saldar.

Ese proceso está detenido por la misma realidad económica, más que por la política que vive Venezuela. Estima que en términos económicos a corto plazo la situación con Venezuela no tiene mayores cambios.