Una serenata con Paganini

12/12/08 - 08:29 PM

Dos instrumentos hicieron mágica la noche lluviosa de este jueves 11 de diciembre en el Casco Antiguo.

  • Carlos Atencio-Atencio                                            

Un violín y una guitarra. Dos artistas: Ugo Mantiglia y Andrea Orsi. Un tablado histórico: el Teatro Nacional. Una vez más, este escenario recibe otro evento cultural que deja huella en la agenda artística panameña.

Con "Una serenata con Paganini" se hizo un homenaje al compositor y guitarrista italiano, de manos de Mantiglia y Orsi, en un concierto en dos partes, que inició a las ocho de la noche.

Con piezas en dúo y en solos, los dos italianos, que años antes habían estado en Panamá, llenaron el escenario con suaves notas, notas que adormecieron el gran público testigo del talento de estas cuerdas.

Repertorio.
De Paganini se interpretaron las canciones: Sonata Concertata in la maggiore, Allegro, Adagio assai expressivo, Rondeau; Gran sonata per Chitarra con accompagnamento di violino, Romanza, 3 Capricci per violino solo op. 1. Para la segunda parte: tema e variazioni op.64 per chitarra sola, variazioni in re maggiore andante, sonata op. 3n.6, andante molto, innocentemente, allegro vivo e spiritoro.

Un "diabólico guitarrista".
Nicolo, a los 41 años, dio un concierto en La Scala, al que siguieron once más durante las seis semanas siguientes, luego viajó por gran número de ciudades europeas ofreciendo numerosos conciertos; cuando su fama alcanzó la cima, incrementó sus honorarios en cuatro o cinco veces, lo cual le generó una fama de avaro, que no es del todo exacta, pues en cierta ocasión extendió un cheque a Berlioz, a quien acababa de conocer, por valor de veinte mil francos, para ayudarle a salir de su penuria económica.

Protagonistas.
Andrea Orsi tiene un diplomado en guitarra con el maestro Enrico Tagliavini. En 1975 fue premiado en el concurso Castelnuovo Tededesco di Parma y en 1978 obtiene el premio Petrini Zamboni. Ha participado en la fundación del grupo "Octandre".

Ugo Mantiglia ha participado en diversos festivales, como el "Festival Internacionale del Cinema a Cannes".

Curiosidad.
La fama de endemoniado persiguió a Paganini hasta la muerte. El obispo de Niza le negó sepultura eclesiástica, al haberse negado a recibir la extremaunción los días previos a su fallecimiento por pensar que todavía no había llegado su hora. Su cuerpo fue embalsamado durante dos largos meses y, posteriormente, por espacio de un año, fue depositado en el sótano de la casa de su hijo, finalmente fue enterrado en el lazareto de Villefranche.

Agradecimiento.
Luego de finalizada cada interpretación, los presentes, ubicados en platea, lunetas y balcones aplaudían las notas musicales de Orsi y Mantiglia.