Venden el agua potable en Pacora

21/3/00 - 12:00 AM

  • Grisel Bethancourt                                            
Qué dirían Omar Torrijos y Arnulfo Arias si conocieran que a humildes pobladores de dos barriadas que llevan sus nombres, en el corregimiento de Pacora, algunos particulares se dedican a venderles el agua potable ante la escasez del vital líquido.
"Caminos de Omar" y "Caminos de Arnulfo" son los nombre de dos barriadas en Pacora que en poco tiempo han registrado un progresivo avance, pero que el suministro de agua potable ha sido su principal problema.
La barriada "Caminos de Omar" tiene menos de cinco años de haber sido fundada por parte de humildes personas del sector que perdieron sus casas tras una inundación provocada por una crecida del río Cabra.
Hoy día "Caminos de Omar" es una barriada semi-urbana de más de 1000 casas, con calles asfaltadas, luz eléctrica y viviendas de bloques, pero el agua potable brilla por su ausencia a pesar que están cercanos a fuentes de ríos naturales.
En tanto, la "Caminos de Arnulfo" tiene más de 20 años de haberse creado, pero también se denota a simple vista el progreso de la comunidad, con amplias viviendas, casi en su mayoría todas de bloques.
No obstante, los pobladores de ambas comunidades se quejan del mal suministro de agua potable por parte del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN).
La señora Martina Rivas de 41 años denunció que personas particulares se dedican a la venta del agua potable en varias comunidades de Pacora puesto que el cisterna del IDAAN se demora varios días sin efectuar el suministro del vital líquido.
Indicó que los moradores del sector acordaron con las autoridades que el IDAAN suministraría agua potable con una cisterna que pasaría todos los días, pero la promesa ha sido incumplida.
De acuerdo con la informante, el agua que sale de los grifos no se puede utilizar para tomar ni para cocinar puesto que tiene un sabor y olor a salobre que no se le puede eliminar aunque la misma se ponga a hervir.
Apuntó que el agua proviene de turbinas que están ubicadas sobre el río Cabra por lo que se supone que de allí se origina su mal sabor.
La quejosa denunció que tiene que gastar hasta 12 balboas semanalmente por la compra del agua potable debido a que un cubo de agua se lo venden por 25 centésimos.
Precisó que las personas que venden el agua potable provienen de Cerro Azul y la obtienen del IDAAN, lo que significa que su venta es ilegal.
Mientras que un funcionario de la Junta Comunal de Pacora explicó que el cisterna de esa institución destinado para repartir agua potable permanece dañado debido a que le hace falta una pieza que no han podido adquirir en el comercio nacional.
Indicó que el cisterna de la Junta Comunal reparte agua potable a varias comunidades en Pacora, pero debido al daño que tiene, el servicio está suspendido temporalmente.
El cisterna de la Junta Comunal efectuaba el servicio de repartición de agua potable en varias comunidades de Pacora como Tanara, 24 de Diciembre, Vista Hermosa, Arnulfo Arias, Cabra, Omar Torrijos y otras.
Por su parte, el señor Rangel, propietario de un kiosco en la entrada de la barrida "Caminos de Omar" manifestó que la comunidad ha progresado con el esfuerzo de sus pobladores, que a base de trabajo han construido sus casas de bloques y realizados otras mejoras en sus viviendas, que hace cinco años atrás eran de madera y cartones.
Rangel señaló que la comunidad cuenta con los servicios básicos, pero que lamentablemente el problema del agua es el más grave puesto que se pasan varios días sin el vital líquido.
También indicó la existencia de un tanque de 30 mil galones, pero cuya agua no se puede consumir porque tiene un mal sabor y olor.
El agua que proviene del tanque de reserva tiene un color amarillo y la turbiedad de la misma se aprecia a simple vista, denunció el señor Rangel.
En cuanto a los demás servicios públicos, explicó que tienen cinco buses que cubren la ruta hasta la ciudad de Panamá con bastante normalidad.
El problema más grave son los busitos internos que no satisfacen la demanda de la cantidad de pobladores, principalmente de los estudiantes que tienen que llegar hasta Tocumen y la 24 de Diciembre a sus respectivos colegios.
Para la atención de salud los pobladores tienen que asistir hasta el puesto de Monterrico, en el cual la atención es cómoda siempre y cuando uno se levante temprano, señaló el señor Rangel.
Para asistir a las escuelas tampoco no hay tantos problemas debido a que los niños asisten a una escuelita en Cabra, que les queda relativamente cercana a sus casas y los de secundarias asisten a Tocumen.
BUHONERIA: COMERCIO EN PACORA
"Barata" es el nombre con que la comunidad de Pacora conoce a este joven que se dedica a la buhonería ambulante en el sector como medio de subsistencia para él y su familia.
Gerardo Quintero de 35 años es "barata", nombre que le pusieron sus clientes puesto que siempre pasaba por las calles pregonando: "ropa barata", " compre ropa barata".
A pie y con un solo ayudante, "barata" dice que es el único buhonero ambulante en Pacora que se dedica a la venta de ropa, tales como pantalones, camisas, trajes, ropa deportiva y ropa interior.
Indicó que muchas extiende sus ventas hasta la población de Metetí en la provincia de Darién.
"Barata" manifestó que la actividad siempre deja sus ganancias sobre todo por que el vende a crédito y cuenta con buenos clientes en el sector que no tienen los recursos para comprar ropa al contado en los almacenes.
Gerardo Quintero dice que desde tempranas horas del días hasta la tarde recorre varias comunidades de Pacora en venta de su " ropa barata" con el único propósito de ayudar a su familia y siempre con el objetivo de darle un buen producto a sus clientes.
En nuestro recorrido por el sector pudimos percatarnos que aún permanecen en manos de panameños pequeños negocios como las populares tiendas y kioscos.
Interioranos son propietarios de tiendas y kioscos en el sector de Pacora y de negocios al por menor.
También en los puestos de legumbres y frutas, ubicados a orillas de la carretera se puede observar a humildes moradores del sector que desde muy lejos sacan sus productos con el fin de obtener un ingreso.