Aumenta fuga de divisas e impacta economía del país

20/3/17 - 12:00 AM
Expertos indican que es urgente diversificar la economía panameña, que hasta el momento se ha centrado en los sectores de servicio.

El envío de remesas al exterior afecta al comercio nacional, ya que es dinero que no circula internamente. /Foto Archivo

  • Diana Díaz V. | diana.diaz@epasa.com | @PanamaAmerica                                            

Panamá, al ser un país con una economía de servicio, es atrayente para los inversionistas extranjeros, sin embargo, son pocos los beneficios que recibe el país a cambio y, por el contrario, cuenta con una balanza comercial negativa, con envío de miles de dólares en remesas y la inversión extranjera, que no genera nuevos puestos de trabajo, según expertos.

Conocedores del tema consideran que a Panamá le falta cambio en la dirección u orientación de la política económica, ya que al ser un país de servicio, ha descuidado su sector primario y secundario, dependiendo en gran medida de las importaciones.

"Hay que romper esquemas de las políticas neoliberales que no han traído beneficios al país, como los Tratados de Libre Comercio (TLC), que cada vez destruyen la producción agropecuaria e industrial y llevan a una dependencia absoluta del mercado internacional", indicó el economista Augusto García.

Esta afirmación se comprueba en las cifras dadas por la Contraloría General en cuanto a las importaciones de bienes que sumaron en 2016 unos 11 mil 696 millones 978 mil dólares, mientras que las exportaciones solo alcanzaron la suma de 636 millones 148 mil dólares.

Para la economista Maribel Gordón, históricamente, la balanza comercial de Panamá ha generado un proceso de déficit que se ha ido incrementando en la medida en que Panamá ha ido firmando TLC porque se ha favorecido una política importadora y de no producción en el mercado local.

"Esto indudablemente tiene un costo porque si le compramos al resto del mundo, la pregunta es con qué le estamos pagando si no estamos produciendo, lo que es uno de los problemas de la hipertrofia de la economía panameña", señaló la economista.

Por su parte, García concuerda con Gordón en que el déficit que presenta Panamá está relacionado además con que "al ser nosotros país de servicio y tener un sector primario y secundario totalmente en el abandono, importamos de todo y eso hace que el déficit de la balanza comercial sea creciente".

Considera que es sumamente importante diversificar la economía.

"Nuestra economía, si bien ha estado creciendo a tasas importantes, cuando miramos adentro, encontramos una desintegración tanto regional como sectorial y hace que el crecimiento económico no llegue a la mayor parte de la población y se quede concentrado en los sectores más dinámicos", dijo.

En Panamá, no solo existe un déficit en el comercio exterior, el balance negativo se registra también en las remesas que recibe el país en comparación con las que envía.

La fuga de divisas es significativa al comparar el registro de 2012 con el de 2016, cuando las remesas enviadas pasaron de 563 millones 703 mil dólares a 836 millones 538 mil dólares, mostrando un crecimiento de 272 millones 835 mil dólares.

En este periodo, el dinero enviado por los extranjeros a su país de origen suma 3,748 millones 178 mil dólares.

Mientras, las remesas recibidas pasaron de 381 millones 99 mil dólares a 426 millones 86 mil dólares, demostrando un incremento de 44 millones 987 mil dólares.

Expertos indican que esta diferencia en cuanto al capital que sale de Panamá y el que entra, podría afectar el consumo en el país, ya que es un dinero que no circula en la economía nacional.

Gordón señala que Panamá nunca ha sido captador de remesas, "somos un país que genera salida de divisas y se ha ido incrementando con la presencia de ciudadanos extranjeros en el país, y ese problema se profundiza en la medida en que en Panamá circula libremente el dólar".

Aunada a esta situación está la inversión extranjera directa en el país, que si bien es cierto tiene incidencia en la economía, no es así en la generación de empleos nuevos.

El año pasado se registró la suma de $5,209 millones en inversión extranjera directa, superior a los $4,494 millones de 2015, según cifras oficiales.

El experto en asuntos económicos Augusto García considera que el tema de la inversión extranjera está asociada a la estructura económica, a la característica de la economía de servicio.

"La inversión no genera nuevos empleos porque son inversiones asociadas por ejemplo al funcionamiento del sistema financiero, así como actividades derivadas al conglomerado del Canal que no tienen incidencia en mano de obra", dijo.

Explicó que es positivo porque hace crecer la economía, pero no tiene duplicador en el empleo.

Datos

5.5% fue la tasa de desempleo registrada hasta agosto del año 2016.

$5,209 millones fueron registrados en 2016 como inversión extranjera directa en el país.