Haydeé Bardayan: Desvelos y ojeras valieron la pena

07/12/17 - 05:30 PM
Los seis primeros meses fueron los más difíciles e incluso-entre risas- contó que quienes la visitaban le decían que parecía un "zombie".

  • María Victoria Rivera/@mvictoriarc                                            
Para toda mujer la maternidad, aunque no lo demuestre, en algunas ocasiones se convierte en un reto personal. En esta etapa se  descubren nuevas habilidades o aparecen temores que se creían dormidos. 
 
Para la expresentadora de televisión, Haydeé Bardayan, los seis  primeros meses fueron los más difíciles  e incluso contó que quienes la visitaban le decían que parecía un "zombie", por lo que para ella fue un "shock", pues es mucho el trabajo que conlleva cuidar de una personita.
 
Mientras su pequeño hijo  está más inquieto de lo normal, según nos contó, mientras hacíamos la entrevista, señaló que a veces se le hace difícil cuando se pone de esa manera, porque considera que no tiene paciencia "he aprendido un poco con esta nueva etapa, he tenido que aprender mucho de expresar las cosas y con un niño uno tiene que aprender a manejarlo sin rabia".
 
En estos casos se apoya en su pareja, es quién en los momentos que siente que no da más, aparece la figura paterna a brindarle la mano que ella necesita. "Uno tiene que cojer  su cinco y alejarse unos momentos", esto en referencia a cuando se siente que los pequeños están más incontrolables y sentimos que no se puede más.
 
Pese a esos "berrinches"  que toda madre pasa en algún  momento, siente que es tal cuál como se imaginaba que sería al tener un hijo "me considero una mamá juguetona, pero siento que tengo un carácter fuerte, que el obviamente lo percibe" pero, en general, se define como comprensible. 
 
Para la también empresaria los momentos más tiernos junto a su niño es cuando hace que entre su esposo y ella  se den besos o se coloca en el medio de los dos para que lo llenen de besos al mismo tiempo, a veces la despierta con  besos. 
 
'Quiero estar presente'
 
Como la mayoría de las madres que deben trabajar, al salir de sus compromisos no duda en correr a ver a su pequeño, ya que quiere ser lo más que pueda parte de su crecimiento, todo tiempo libre se lo dedica exclusivamente a él "me cuesta mucho no estar".  En cuanto a su cuerpo, le incomoda las secuelas del embarazo  y no duda darse sus retoques "eso hay que arreglarlo mi vida" (risas).
 
¿Cómo protegerlos?
 
En su infancia Haydeé, tuvo que atravesar una situación de abuso que  ha dejado marcas que ha superado con el tiempo y determinación personal  "salir de ese cascaron y demostrar que realmente uno puede ser lo que quiera ser, independiente de lo que le haya pasado en la vida", estar metida en juzgados, la mudanza, la mala relación de sus padres no era fácil manejar eso, y agradece a Dios que no tomo por los caminos equivocados. "Esto me paso no seré la primera ni la última" pero con determinación logró salir adelante. "me siento fuerte, siento que esa persona se aprovecho de mi a mis ocho años, no tenía el caracter que tengo ahora" , de manera firme agrego "la vida me ha dado un carácter que me gustaría encontrármelo. No le tengo miedo". 
 
Es por ello que recomienda que " lo principal como mamá es saber con quien dejas a tus hijos, no confiar en nadie, ni con las nuevas parejas y el que toqué a mi hijo te lo juro,  esa persona va a sufrir lo que tenga que sufrir, no debemos tomar a la ligera el cuido de nuestros hijos" El creerles y crear un vínculo porque de no hacerlo será muy doloroso con el pasar de los años. 
 
 
La fórmula  perfecta
 
Como toda mamá  se enoja en algún momento. Sin embargo,  su pequeño Mateo  tiene el secreto para ganarse el corazón de su mamá: "me gana con un beso y un abrazo, así venga con saliva...  cualquiera se derrite". concluyó entre risas.