En la espalda del dragón

16/7/17 - 12:00 AM
En el sur de China hay otras zonas -sobre todo en la vecina Yunnan- con hermosas terrazas excavadas en las montañas para cultivar arroz.

Las terrazas de arroz vistas desde la cumbre. Cuando las terrazas se irrigan, el agua parece un espejo. /Foto EFE/Rafael Cañas

Espectáculo

Turistas son atraídos por su sabrosa gastronomía

  • Rafael Cañas | EFE Reportajes | @PanamaAmerica                                             

La "espalda del dragón" es uno de los lugares más fascinantes que ofrece la inmensa China para el turista: un lugar hasta hace muy poco cerrado al exterior, paisajes espléndidos, minorías étnicas de ricas y vistosas tradiciones y deliciosa gastronomía.

Además, y si no se va en las épocas de más vacaciones de China, no hay demasiados visitantes, algo cada vez más importante en un país de casi 1,400 millones personas y donde el turismo interno está promovido por las autoridades como un nuevo motor de la economía, lo que genera cada vez mayores multitudes en los sitios más populares.

Nuestro viaje nos lleva esta vez a unas pequeñas montañas, cuyo trazado sinuoso y con terrazas de arroz dibujan un perfil que recuerda a la espalda de un dragón con las espinas sobresaliendo de su lomo.

Estamos en la sureña región autónoma de Guanxi, una zona muy rica en agua y vegetación, cuyas montañas han propiciado un aislamiento que hacen mantener -todavía, aunque puede que no por mucho tiempo- la autenticidad a sus habitantes.

En el sur de China hay otras zonas -sobre todo en la vecina Yunnan- con hermosas terrazas excavadas en las montañas para cultivar arroz y aprovechar al máximo el potencial del terreno para producir alimentos, pero la montaña de Longji (que significa precisamente la espalda del dragón) es posiblemente la más conocida.

Estamos a unos 100 kilómetros de la ciudad de Guilin. A la aldea más alta se llega por una estrecha carretera que apenas tiene 20 años.

Datos

Se trata de unas pequeñas montañas, cuyo trazado sinuoso y con terrazas de arroz dibujan un perfil que recuerda a la espalda de un dragón con las espinas sobresaliendo de su lomo. El viajero llega hasta un aparcamiento en las afueras de la aldea más elevada.

Espectáculo

Desde las distintas cimas se mira hacia abajo para admirar el espectáculo de las terrazas, cavadas pacientemente a mano durante siglos, desde la base hasta la misma cima. Las terrazas se llenan de agua ya desde comienzos de abril.

Turistas son atraídos por su sabrosa gastronomía

La gastronomía es otro atractivo de la zona. Igual que en casi todas partes, lo mejor que puede hacer el visitante es centrarse en los productos locales. En esta comarca, el plato más conocido es el arroz al bambú: se toma un tallo mediano de bambú de unos 40 centímetros de largo, se abre por un extremo y se rellena de arroz glutinoso, verduras y carne (pollo o cerdo). Tras dejar el bambú sobre una barbacoa de carbón durante una media hora, se abre por la mitad y se come sobre la misma parte inferior del tallo.