Zulema Sucre, la dueña de 'Gucci' irá a juicio el 15 de diciembre

04/12/17 - 02:00 PM
La exfuncionaria tiene impedimento de salida del país desde agosto de 2016; Sucre renunció tres meses después que un escolta la denunciara.

La polémica exviceministra de Desarrollo Social (MIDES), Zulema Sucre, vinculada al escándalo 'Gucci', irá al banquillo de los acusados.
 
Así lo ordenó el Juzgado Décimosexto Penal, que fijó como fecha del juicio, por la presunta comisión del delito de peculado, el 15 de diciembre.
 
VEA TAMBIÉNZulema Sucre decide dejar el Gobierno para asumir su defensa
 
Como fecha alterna y definitiva para la realización de esa cita judicial, se fijó el 29 de diciembre.
 
Sucre, que tiene impedimento de salida del país, desde agosto de 2016, fue acusada por Ney Rodríguez, uno de sus exescoltas por presuntamente obligarlo a pasear y atender a un perro de nombre 'Gucci'en horas laborables.   
 
Según la querella de Rodríguez, todas las mañanas, tenían que llevar al can a un parque cercano a la residencia de la funcionaria, entre 8:00 y 10:00 de la mañana. Después de esa rutina, Rodríguez y otros guardaespaldas, iban al edificio de la exviceministra a recogerla, para entonces llevarla a su oficina.
 
VEA TAMBIÉN: Viceministra Zulema Sucre viola Código Administrativo
 
Los escoltas, incluso denunciaron que si estos se negaban a pasear al yorkshire terrier que costó 2 mil dólares, eran sancionados con un memorándum del Departamento de Recursos Humanos del Ministerio de Desarrollo Social.
 
Los llamados de atención eran solicitados por la propia exviceministra, alegando que sus subalternos incumplían órdenes de su superior, según declaraciones de Rodríguez.
 
La Fiscalía Quinta Anticorrupción es la que maneja el caso. La denuncia de Rodríguez también fue presentada ante la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (Antai).
 
El tema surgió en enero del 2016, y en marzo de ese mismo año, Sucre renunció a su cargo. 
 
Los escoltas de la exfuncionaria habían sido despedidos por presuntamente negarse a pasear al canino.