En forma durante las vacaciones

03/1/17 - 11:15 AM
Con el tiempo dedicado al relax y fuera de la rutina del gimnasio, las posibilidades de comer en exceso se multiplican, y los kilos también; cómo conservar los buenos hábitos.

  • REDACCIÓN / @PANAMAAMERICA                                            
 
Las vacaciones existen para liberarse de la rutina, desconectarse, descansar y disfrutar del tiempo libre. Los horarios de las comidas se desorganizan, se saltea el desayuno, las meriendas son interminables y se come de más, los días son más largos por ende, los aperitivos son más frecuentes al atardecer y al momento de hacer las compras, falta la planificación. Finalmente, algunos cierran el día en un restaurante porque no quieren cocinar o bien, se juntan para comer un asado o deleitarse con platos preparados por los "cocineros gourmet de la familia". Si las vacaciones son en un "all inclusive" las posibilidades de comer en exceso, y aumentar las calorías, se multiplican. Estas situaciones pueden ser muy tentadoras si no estamos atentos a la cantidad de comida que nos ofrecen. Por otro lado, si se abandona el gimnasio o la actividad física que regularmente se practica durante el año, es probable terminar las vacaciones con varios kilos de más, reseño la nación.
 
Si bien las vacaciones son para relajarse, es muy importante continuar con los buenos hábitos que se construyen a lo largo del año. Recomendaciones para mantenerse en forma sin estrés
1. Mantener una alimentación variada, incorporando productos de temporada.
2. El relax de las vacaciones no tiene que ser sinónimo de descontrol
3. Es clave comer despacio, aprovechar el momento y registrar aquello que ingerimos. Disfrutar cuando decidimos comer algo que nos gusta, sin reproches, deleitando aquellos platos típicos del lugar, descubrir nuevos sabores, disfrutar un helado o un rico postre pero, la premisa es: disfrutar cada bocado y ser selectivos al momento de comer
4. Armar viandas y colaciones frescas e inteligentes para llevar a la playa o al parque: preferir siempre las verduras combinadas con una papa o arroz, atún, pollo, legumbres y para las colaciones, preferir las frutas, disfrutando de la gran variedad que se encuentra en el verano.
5. Estar atentos a una adecuada hidratación, entre 1,5 a 2 litros diarios. Preferir el agua o bien jugos naturales, limonadas o té helado.