Es peligro frotarse los ojos

06/1/17 - 10:00 AM
Frotar es más peligroso para las personas con ciertas condiciones de los ojos pre-existentes. Las personas con miopía progresiva (un tipo de causa miopía por un globo ocular alargado) pueden encontrar que el roce empeora su visión.
  • REDACCIÓN / @PANAMAAMERICA                                            
¿Qué daño puede ser causado?
 
Para empezar, frotarse los ojos puede causar estragos en la apariencia de los ojos! Si lo haces con mucha fuerza puedes romper los vasos sanguíneos diminutos , lo que te pone los ojos muy rojos, algo que te hace ver un poco aterrador o listo para una fiesta de disfraces.
 
Tus manos llevan más gérmenes que cualquier otra parte de tu cuerpo. Cuando se frota el ojo, estos gérmenes se transmiten fácilmente y a menudo pueden dar lugar a infecciones como la conjuntivitis. A veces la gente tiene un cuerpo extraño atrapado en su ojo y el instinto natural es frotar para tratar de extraer el objeto. Esto no es una buena idea ya que el roce contra el objeto puede rayar muy fácilmente la córnea. Imagínate que esa basurita que tienes, posee una parte filosa, puedes dañar severamente tu cornea.
 
Frotar es más peligroso para las personas con ciertas condiciones de los ojos pre-existentes. Las personas con miopía progresiva (un tipo de causa miopía por un globo ocular alargado) pueden encontrar que el roce empeora su visión. Del mismo modo, las personas con glaucoma pueden encontrar que el aumento en la presión del ojo causada por el roce de los ojos puede interrumpir el flujo sanguíneo a la parte posterior del ojo y causar daño a los nervios, y, en definitiva, la pérdida permanente de la visión, reseño salud y enfermedad.
 
Lo más preocupante, algunos estudios han demostrado que el continuo roce del ojo en individuos susceptibles también puede conducir a un adelgazamiento de la córnea, que se debilitó y empuja hacia adelante para ser más cónico. Esto se conoce como el queratocono, y es una condición grave que puede conducir a la visión distorsionada y en última instancia la necesidad de un injerto de córnea.