Iglesia Católica a favor de regulación de derechos civiles para gays

19/5/17 - 01:15 PM
La organización religiosa que reúne a los obispos del país, dijeron no estar a favor de los matrimonios igualitarios porque sería transgresión a los mandatos de Dios.

  • Redacción / @PanamaAmerica                                            
 
 
La Conferencia Episcopal de Panamá dejó claro la obligación del Estado, de eliminar toda forma de discriminación injusta que pueda ser ejercida contra las personas que sienten atracción por el mismo sexo o contra cualquier otro ciudadano. 
 
Sin embargo, para la organización religiosa, una cosa sería regular jurídicamente las uniones entre personas del mismo sexo en el ámbito de los derechos civiles y patrimoniales y otra, muy distinta, es querer brindar a estas uniones un reconocimiento jurídico como matrimonios lo que, implícitamente, subvierte el orden establecido por la naturaleza humana y por el marco constitucional y legal.
 
Mediante un comunicado enviado a medios de comunicación especifica que para tutelar eficazmente estos derechos de las personas que sienten atracción por el mismo sexo no es necesario, ni prudente, someter a la institución matrimonial a modificaciones artificiosas o a una reingeniería social contraria a su naturaleza y dinamismo.
 
Incluso añaden que hacerlo sería 'una apuesta arriesgada, cuyas consecuencias negativas no logramos todavía vislumbrar'.
 
El comunicado sale a relucir en momentos en que ya hay intentos por legalizar la unión gay, tomando en cuenta iniciativas de otras partes del mundo. 
Se agrega además el reconocimiento de los derechos civiles de las uniones gays que apoyan altos funcionarios del gobierno actual.
 
Según la entidad,  en nuestro país la familia panameña vive una crisis profunda, cuyas consecuencias esta sufriendo por lo que no es necesario añadir otro elemento más para desestabilizarla. 
 
Resaltan además que el matrimonio no se trata de una unión meramente afectiva, es también una unión natural y jurídica, orientada a la procreación, a la educación de los hijos y a la ayuda mutua entre los cónyuges.