Análisis

Las contradicciones del actual modelo y el cambio social

06/12/17 - 12:00 AM
...la progresiva reducción de la remuneración de los asalariados en el producto interno bruto y el desconocimiento de la legislación laboral; la creciente destrucción y abuso de los recursos naturales por parte de los sectores económicamente dominantes

  • Juan Jované | [email protected] |                                             

 

El funcionamiento del modelo económico, social y político de Panamá se encuentra en una crisis prácticamente irreversible. Esta realidad es reconocida hasta por los sectores dominantes de la sociedad, quienes intentan afinar formalmente el modelo, no con el fin de hacerlo más democrático, equitativo y sostenible, sino para preservar y profundizar su naturaleza concentrante y excluyente. Claro está que, durante el periodo electoral, estos objetivos se verán disfrazados con un falso lenguaje progresista, la presencia de "nuevas caras", ya sean partidarias o supuestamente independientes, provenientes del sector oligárquico, y la presentación de una supuesta visión de lucha contra la corrupción, mientras que se mantiene la práctica electoral clientelista y de donaciones que la alimenta.

Cualquier posibilidad exitosa de enfrentar el proyecto de los sectores económicamente dominantes pasa por establecer con claridad cuáles son las contradicciones básicas del funcionamiento del actual modelo, mostrándoles a los diversos sectores afectados por la política vigente cuál es el origen de sus problemas. Se trata, entonces de establecer las bases necesarias de una verdadera unidad en la diversidad, organizada sobre la base de un programa alternativo nacional.

En el plano de la producción y generación de valor, las contradicciones son múltiples, las que se pueden ilustrar con algunos ejemplos: la progresiva reducción de la remuneración de los asalariados en el producto interno bruto y el desconocimiento de la legislación laboral; la creciente destrucción y abuso de los recursos naturales por parte de los sectores económicamente dominantes, los cuales se dan dentro de un proceso de acumulación por desposesión; los problemas de los sectores productivos de campo para acceder al agua, la infraestructura de transporte, los insumos, el crédito y el seguro de producción.

En la esfera de la llamada reproducción social, en que se destacan los elementos del bienestar social de la población, los problemas también son variados. Nuevamente, a manera de ejemplo, se pueden mencionar los siguientes: el colapso de los servicios de salud y educación, los problemas de abastecimiento de agua potable y la cada vez mayor precariedad de la seguridad ciudadana y alimentaria, así como los problemas del régimen de pensiones.

El terreno de la circulación también está plagado de problemas: el control oligopólico sobre los productos de primera necesidad, que empobrece crecientemente a la población por la vía inflacionaria, junto al control de dichos oligopolios sobre las cadenas agroalimentarias que, gracias a la política de importaciones, viene arruinando a los productores del campo, así como a la producción industrial nacional. Aquí también aparecen los intereses bancarios usureros sobre los préstamos concedidos a la población y a los productores.

A todo esto se debe agregar una política tributaria que golpea fuertemente a los sectores medios y a los trabajadores, la cual viene acompañada de una forma de utilización de la renta del Canal de Panamá para que los más ricos no paguen impuestos, a la vez que se alimenta la corrupción gubernamental y se asegura el creciente servicio de la deuda pública.

En estas condiciones actuar en la búsqueda de la unidad en la diversidad para el cambio es una tarea insoslayable.

Economista