Análisis

¿Por qué conservar el principio de la reserva de la fuente periodística?

06/2/18 - 12:00 AM
... "Ningún periodista está obligado a revelar su fuente de información ni el origen de sus noticias, sin perjuicio de las responsabilidades en que incurra por sus afirmaciones"...

  • Miguel Ángel Sánchez | opinion@epasa.com |                                             

Mucho se ha escrito y comentado en Panamá sobre la reserva de la fuente periodística y las pretensiones de algunas personas, incluso autoridades, de que el periodista, en casos muy específicos, dé a conocer la fuente que le suministró la información, sin conocer los riesgos que implica para el libre ejercicio del periodismo investigativo y la libertad de prensa en nuestro país.

Quizás, la preocupación de estas personas interesadas en el tema es porque en algún momento han sido objeto de difamación. Como también existe la posibilidad de que esas y otras personas, figuras públicas en su mayoría, se interesen por conocer la fuente de información del periodista por curiosidad o por saber quién está al tanto de sus pasos. Sin bien es cierto, en nuestro país no contamos con una ley de prensa o periodismo que acuerde los términos y la necesidad de la reserva de la fuente; tampoco es cierto que, en el caso de que el periodista divulgue su fuente, los problemas de los supuestos afectados o implicados en el tema noticioso se van a resolver. Probablemente esos problemas se acrecienten o el conflicto de intereses sea más confuso.

Pero, ¿qué es la reserva de la fuente? "El Sistema Interamericano de Derechos Humanos sostiene la plena vigencia del denominado "Secreto de las fuentes periodísticas", como parte esencial del ejercicio de las libertades de expresión y de prensa, y asimismo de la prohibición, coetánea de estos derechos, de todo mecanismo de censura previa, directa o indirecta". Esta norma debe ser respetada por todos los países democráticos con un sistema de prensa considerado independiente y donde exista libertad de expresión. ¿Será que, en nuestro país, los políticos no consideran que la libertad de expresión forma parte de la democracia?

A pesar de todo, seguimos sin entender cómo a un gobierno de turno se le ocurrió eliminar la norma que regulaba la profesión del periodismo en Panamá y que, en su capítulo quinto, artículo 21, señalaba: "Ningún periodista está obligado a revelar su fuente de información ni el origen de sus noticias, sin perjuicio de las responsabilidades en que incurra por sus afirmaciones". Esta disposición legal no era casualidad, todo procede de un derecho universal (secreto profesional) del cual debe gozar el periodista. Por eso, es necesario que en Panamá se reglamente la profesión del periodismo y se establezcan las reglas claras del desarrollo de la actividad.

No obstante, analicemos las consecuencias. Cuando un periodista revela su fuente, esta queda expuesta y, en casos extremos, muchas veces puede quedar en peligro su vida. En otras circunstancias menos conflictivas, simplemente no le brinda más información al periodista. Las fuentes informativas las vemos en diversos campos del periodismo investigativo, como la crónica roja, el periodismo deportivo, el periodismo financiero, entre otros géneros. Sin embargo, quizás en el género que ha causado mayor debate es en el periodismo político. Tomando en cuenta los altos grados de corrupción que existen en la política panameña, a ninguno de los políticos les conviene que se publique o difunda sus actividades ilícitas. La fuente informativa debe ser respetada y valorada como parte esencial del libre ejercicio del periodismo y de la libertad de expresión, siempre y cuando la información que se obtenga de la fuente sea corroborada por el periodista o el medio de comunicación.

Periodista.