Análisis

Salarios: el Gobierno contra la Constitución

07/2/18 - 12:00 AM
...es posible señalar que el costo de la canasta básica completa debe estar alrededor de los $1,269.0 mensuales. Queda claro que el salario mínimo decretado por el Ejecutivo ($721.0 mensuales) está muy lejos de cumplir con el mandato constitucional. De hecho el Ejecutivo violó la Constitución.

  • Juan Jované | [email protected] |                                             

 

El artículo 66 de la Constitución Política de la República de Panamá establece taxativamente que "la ley establecerá la manera de ajustar periódicamente el salario o sueldo mínimo del trabajador, con el fin de cubrir las necesidades normales de la familia…". La misma, entonces, recoge claramente la figura del salario familiar, que ha sido defendido desde hace mucho tiempo por diversos autores, incluyendo al papa León XII en su encíclica Rerum Novarum (1891).

Consecuentemente, es importante destacar que con base en la Constitución dicho salario familiar no solo debe ser suficiente para cubrir las necesidades alimenticias de la familia. También debería alcanzar para que la misma pueda adquirir las otras necesidades básicas, entre las que se encuentran las siguientes: salud, educación, vivienda, transporte y entretenimiento.

Una referencia de los elementos que integran la canasta familiar de consumo está dada por aquella que el Inec utiliza para calcular el índice de precios al consumidor (IPC), la misma cuenta a nivel nacional con 338 artículos. Según esa fuente, el gasto en alimentos constituye el 22.4% del total, mientras que el 77.6% restante corresponde a los otros artículos. Si se tiene en cuenta que de acuerdo con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en septiembre de 2017 el costo de la canasta básica alimenticia mensual fue, promediando la región de Panamá y San Miguelito con la del resto urbano, de $ 290.4, es posible señalar que el costo de la canasta básica completa debe estar alrededor de los $1,269.0 mensuales. Queda claro que el salario mínimo decretado por el Ejecutivo ($721.0 mensuales) está muy lejos de cumplir con el mandato constitucional. De hecho el Ejecutivo violó la Constitución.

Peor aún el actual gobierno, al igual que los anteriores, ha permitido que los incrementos de salarios mínimos se traduzcan en aumentos especulativos de los precios de los bienes básicos, nulificando la posibilidad de mejorar la situación de los trabajadores, incluyendo a los que ganan más que el salario mínimo. El Ejecutivo también está violando la Ley 45 de 31 de octubre de 2007, que señala que en condiciones de regulación de precios como la que hoy existe en Panamá, "junto a la regulación, el Órgano Ejecutivo adoptará las medidas que se requieran para eliminar las imperfecciones de mercado". El Gobierno, desgraciadamente, no ha hecho nada para evitar que los poderes oligopólicos y de oligopsonio perjudiquen a los consumidores y los productores.

Esto ha llevado a que mientras que entre 1999 y el 2016 la productividad media del trabajo se incrementó en 75.6%, el salario real medio nacional solo lo hizo en 13.3%. Esta brecha de 62.3 puntos porcentuales muestra que en Panamá se ha roto el principio propuesto por los propios economistas del sistema, según el cual los salarios deberían aumentar en proporción a la productividad. Esto, junto a otros elementos, explican que la participación de la remuneración de los asalariados haya retrocedido del 37.8% del PIB en el 2000 a apenas el 24.7% en el 2016.

La ilegitimidad del actual gobierno frente a los trabajadores asalariados está, entonces, fuera de toda duda.

Economista.