Desfiles

Vivencias de días patrios

06/12/17 - 12:00 AM
... la alegría con que marchaban los estudiantes y el adulto, que, por iniciativa propia, se unió a una banda y con todo el fervor, derramó fulgores de patriotismo: con amor, con pasión, con alegría, con unidad.

  • Mercedes M. Pinilla Loo | [email protected] |                                             

 

Admirable la forma como cada ciudadano hace patria a su manera. Este año he tenido la oportunidad de regocijarme, con tranquilidad, de la alegría con que marchaban los estudiantes y el adulto, que, por iniciativa propia, se unió a una banda y con todo el fervor, derramó fulgores de patriotismo: con amor, con pasión, con alegría, con unidad. Meses atrás estas personas, niños y adultos, practican, con vehemencia, y buscan los mejores adornos para decorar los vestidos que lucirían marchando. En ese momento, el sol, la lluvia, el calor, el color negro, las botas, son apenas un chiste. Felicito a todos los que con orgullo se esmeran en hacer sonar sus bandas de tambores y de música, hasta lograr emocionar al público en general, el cual espera las bandas independientes, por su agresividad y motivación con que tocan, sin dar muestra de cansancio. Arrojan sus instrumentos al aire, para complementar con ello, la hermosura que conquista un sinnúmero de ovaciones. La alegría que demuestran jóvenes y adultos, hasta la tercera edad; es impresionante. Nosotros los espectadores, llenos de alegría, sentimos deseo de bailar al ritmo que con sabor a patria nos corre por todo el cuerpo.

El bum bum que resuena en nuestras sienes e invade la tranquilidad de los corazones; nos advierte con seguridad y fuerza, "aquí está Panamá, luchando por salir adelante, por hacerse sentir y notar" porque somos fuertes y tenaces.

No logro entender el hecho de truncarle el avance o la presentación de algunas bandas. Cuando estas cosas suceden, el público se molesta y queda la incógnita, ¿Qué pasó? ¿Saben lo que pensamos la mayoría de los presentes? Que deben colocar un grupo de guardias al final de cada banda; al terminar cada grupo, los guardias se deben mover para apoyar a sus compañeros; colocándose a los lados del desfile. Todo, menos pararlo, es una actitud negativa. No solo inquieta al público, sino a los muchachos que se preparan tanto ahorrando y aguantando las inclemencias del tiempo, las necesidades fisiológicas, el hambre y la sed; por presentar sus mejores toques y movimientos.

Agrademos a la legisladora Mariela Vega por su generosidad al brindarnos un espacio, en su centro político, en donde comió y bebió todo el que quiso entrar. El 10 de noviembre desayunamos, merendamos, almorzamos y cenamos; y nadie preguntó de qué partido es. Opinión personal muy mía, es que todos los políticos deben hacer lo mismo, hacer Patria, compartiendo, dándose a conocer, sin derramar política, hasta por los poros. Hay que apreciar el tiempo que le dedican a esta pasión, que ni el cansancio ni las tareas los privan de formar parte de actividades tan hermosas; las que nos recuerda que somos libres, con alas para remontarnos en el futuro, hacia un nuevo mundo, más próspero.

Docente jubilada.