La inseguridad se sale de control al Gobierno

20/2/18 - 12:00 AM
Un inicio de año violento ratifica la inseguridad como la principal preocupación de los panameños en la administración Varela, según Dichter & Neira.

El sábado 17 de febrero se dio el hallazgo de un hombre degollado en Puerto Pilón, Colón. Hecho que confirma la inseguridad como el principal problema del país. /Foto Delfia Cortez

  • A. Bonilla | J. Morales | [email protected] | @PanamaAmerica                                            

A cuatro años de este gobierno, la inseguridad sigue como el principal problema que aqueja a los panameños, pese a una inversión estatal cercana a los 2,000 millones en este reglón, algo que contrasta con programas como Barrios Seguros, que retratan el fracaso de la administración del presidente Juan Carlos Varela en este tema.'

Surgen contradicciones entre jefes del Gobierno por la criminalidad
La falta de comunicación entre jefes del Gobierno ante los hechos de criminalidad suscitados en el país han sido evidentes en esta administración.
Solo ayer se produjo una doble versión sobre un supuesto tiroteo en la policlínica J.J. Vallarino de Juan Díaz, que  fue confirmada por el director de la Caja de Seguro Social (CSS), Alfredo Martiz.
Sin embargo, horas más tarde, voceros del Ministerio de Seguridad aseguraron que no existían reportes de esta situación, tal como lo describió previamente Martiz.
El director de la CSS había señalado que en horas de  la madruga de ayer lunes, hubo  un reporte de miembros de bandas que ingresaron al recinto para asesinar a un paciente.
Incluso Martiz indicó que debía corregirse la vigilancia para no volver a ponerse en peligro la vida de otros pacientes.
No obstante, explicó que recurriría a las cámaras de seguridad para confirmar si este hecho se produjo o no en la instalación médica.
El año pasado, el director de la Policía, Omar Pinzón, contradijo al ministro de Seguridad, Alexis Bethancourt, sobre la llegada  de agentes especiales para investigar la muerte de una estadounidense.

"Debe ser muy preocupante para un gobierno saber que no han podido controlar la seguridad porque el problema sigue latente, y sus esfuerzos no han generado resultados positivos", así lo resume el exministro de Seguridad Pública José Raúl Mulino.

El exfuncionario destacó que no se trata de una opinión política, pues -dijo- es evidente para cualquier panameño que estamos viviendo ante un "desmejoramiento de la seguridad ciudadana".

En este sentido, recordó los crímenes atroces que se han dado en los últimos meses o las balaceras que, incluso, ya ocurren en los centros médicos, como la que se registró la madrugada de este lunes en la policlínica JJ Vallarino de la Caja de Seguro Social (CSS).

Este hecho violento dejó en evidencia otra falencia de este gobierno: negación y contradicciones entre altos funcionarios y estamentos de seguridad.

En primera instancia, el director de la CSS, Alfredo Martiz, confirmó la balacera, pero luego la vocería de la Policía y el propio ministro de Seguridad, Alexis Bethancourt, dieron otra versión de los hechos.

Inversión

La falta de recursos no puede ser excusa para el fracaso del Ministerio de Seguridad Pública (Minseg), pues entre los años 2015 y 2017 se le asignaron recursos por el orden de los $2,158.5 millones.

Y en la vigencia fiscal actual se le aprobaron otros $743.9 millones.

Estas cifras frías contrastan con las cifras de fallecidos por la ola creciente de inseguridad: en los últimos tres años se reportan 1,321 homicidios.

Si se segmenta, solo en la provincia de Colón se han dado casi 200 homicidios en los últimos tres años (70 el año pasado), y la situación no mejora en la Costa Atlántica, pues ya se reportan 9 homicidios en lo que va del año 2018.

Esto lleva a que la población considere que el principal problema del país sea la inseguridad, según datos de la encuesta de Dichter & Neira para TVN.

Esta medición confirma que la inseguridad ha estado constante como el problema número uno durante toda la gestión Varela, con un pico de un preocupante 43% en mayo de 2017.

"Cuando yo dejé el Ministerio de Seguridad, este tema marcaba cuarto entre los que más preocupaban a los panameños", recordó el exministro Mulino.

A su juicio, esto se debe a que, por razones políticas, no hubo seguimiento a programas trazados "para dar paso la improvisación".

Y en medio de esta improvisación, el abogado Miguel Antonio Bernal lamentó ayer que Panamá ya sea el país de Centroamérica con más gasto en armas.

"Un gasto para nada", reaccionó el exfiscal auxiliar Neftaly Jaén, "parece que fuéramos para la guerra contra Isis, pero los ciudadanos comunes siguen enfrentando inseguridad", afirmó el jurista.