Supermario

12/7/18 - 12:00 AM
Croacia jugará la final del mundial de Rusia, luego de vencer en tiempos extras a Inglaterra. Mario Mandzukic marcó la diferencia en un partido intenso.

Foto EFE

  • Rusia | AP | @10Deportivo                                            

Croacia no se cansa. Victoriosos por tercer partido consecutivo tras un alargue, los croatas avanzaron ayer a su primera final de una Copa del Mundo al desbaratar los sueños de Inglaterra con una victoria por 2-1.

El gol de Mario Mandzukic a los 109 minutos sentenció el triunfo de Croacia en el estadio Luzhniki de Moscú, donde volverá para toparse con Francia en la final.

"Fue un partido complicadísimo", dijo Ivan Perisic, el autor del tanto con el que los croatas empataron el marcador y volvieron a la vida a los 68 minutos. "Todos éramos conscientes de lo que estaba en juego, cuán importante era la semifinal para una nación pequeña como la nuestra".

Les Bleus fueron verdugos de los croatas en la edición de 1998. Francia, que el martes dejó fuera a Bélgica, ganó 2-1 esa semifinal rumbo a la conquista de su primera y única corona.

El partido

Descafeinada en el primer tiempo, todo parecía indicar que Croacia volvería a capitular en la penúltima instancia y más cuando un gol de tiro libre de Kieran Trippier puso en ventaja a los ingleses a los 5 minutos.

Pero el equipo de Gareth Southgate no supo aprovechar el ser dueño de la iniciativa durante largos pasajes del partido. Quizás encontraron el gol demasiado temprano y les faltó la creatividad para dar el golpe de gracia que liquidara a un adversario que entró aletargado.

Al compás del infatigable y solidario Luka Modric, Croacia reaccionó en la segunda mitad y logró nivelar el marcador con el gol de Perisic y lo ganó en tiempos extras.

El seleccionador croata Zlatko Dalic subrayó que "el corazón, el carácter y el orgullo" fueron factores para llegar a la final.

Preguntado por si el cansancio puede pesarles en la final ante Francia, ya que llegarán con un día menos de descanso y tras disputar tres prórrogas en los tres últimos encuentros, Dalic se mostró convencido de que los suyos llegarán "preparados y recuperados".

"Esta noche (ayer) todos ellos mostraron toda su fuerza y su energía. Yo quería hacer algún cambio, pero ninguno quería salir. Algunos jugaron lesionados. Estoy convencido de que estando así no jugarían cualquier otro partido, pero su actitud es fantástica. Nadie quería decirme: 'No estoy preparado'. Todos me decían: 'No me cambies'. Ese carácter es algo que admiro. Nunca nos hemos rendido", valoró.