Nuestro problema

11/3/18 - 12:00 AM
1mpones tus criterios, pero no cambiaste la situación. Aquello que detestas existe y seguirá existiendo, con leyes o sin leyes. ¿Cuál es el logro espiritual en que una ley se apruebe o no se apruebe? ¿Sabías que el gozo de Dios está en que los pecadores se arrepientan?

  • Gabriel D'Annunzio Rosania Villaverde | [email protected] |                                             

Marchaste y marcharás, gritaste y gritarás, y, tal vez, hasta te contorsionaste o contorsionarás, quizás, utilizando estribillos y hasta "lenguas extrañas", posiblemente, acompañado de conjuros porque crees, sincera y doctrinalmente, que el origen de la mala conducta de la gente son espíritus malignos que puedes "atar" (por cierto, "atas" a diestra y siniestra, y las cosas que ataste siguen igual o peor, analízate). Tu gran declaración es "Levítico dice...", "Romanos dice...", etc. Aprovecho aquí para pedirte que recuerdes o tengas presente que, en la sociedad que en vives, todos no son creyentes, es más, todos no son judíos ni cristianos, y aún entre los judíos y cristianos, todos no ven las cosas de igual manera. Es curioso porque solo te enfocas en lo que tú no haces, pero tú, que marchas y gritas, también eres pecador. ¿Fornicario, ladrón, mentiroso, mal padre, grosero, chismoso, borracho, omisivo, envidioso, negligente, manipulador, sugestionador y, bueno, otras cosas más?

Impones tus criterios, pero no cambiaste la situación. Aquello que detestas existe y seguirá existiendo, con leyes o sin leyes. ¿Cuál es el logro espiritual en que una ley se apruebe o no se apruebe? ¿Sabías que el gozo de Dios está en que los pecadores se arrepientan? ¿En qué parte de la Biblia dice que Dios se goza porque hagamos marchas y protestas para imponer tus criterios, en el plano político, social y jurídico, por más morales y espirituales que parezcan o sean tus creencias?

Teniendo en cuenta que te quedarás sin argumentos, a pesar de que no me conoces ni convives conmigo 24/7, seguramente harás una de dos cosas: menoscabarás mi moral, madurez e intenciones, inclusive, me difamarás, o, simplemente, porque te consideras más sabio y prudente, me ignorarás. Crees que enrostrarles a los demás tus creencias es la cosa más espiritual que puedes hacer. ¡Estás en el "top" de la santidad, la fe y la obediencia! ¡"Entrarás en el gozo de tu Señor"!

En Panamá y hasta lo último de la Tierra, hay millones de personas que son "esto, otro y aquello", muchas veces, víctimas de las circunstancias, por un sinnúmero de razones, algunas que no sabes y otras que no te importa saber, pues, claro, "ya entraste en el gozo de tu Señor". ¿Crees que estoy a favor de lo abominable porque cuestiono tus métodos? No te equivoques, como te dije, no me conoces.

No patrocino conductas o deseos que, a la luz de la Biblia, sean pecados, pero entiendo que nadie reconocerá que lo que hace es pecado, a menos que tú y yo, en vez de ser hostiles y perseguidores, actuemos con amor. Este es nuestro problema, hablas mucho, hablamos mucho, pero no amamos ni tenemos misericordia de los demás.