Trompo loco

04/3/18 - 12:00 AM
El Congreso no encuentra solución alguna por temor a violar las leyes constitucionales, es el pretexto, para proteger a los comerciantes del rublo. Estas condiciones ayudan enormemente a la PAZ interna o en el exterior, es la filosofía.

  • Jorge Puente Blanco | [email protected] |                                             

 

Emprende otro viaje para dar numerosos pésames, además, con el interés en profundizar sobre el tema de los desequilibrados mentales. Pero no le hablen de la venta de armas, es un tema tabú. Además del centenar de bases militares a nivel mundial, provistos de numerosos, variados y costosos armamentos, también los norteamericanos en casa necesitan de armas automáticas, para una agresión por avisar, doméstica o del exterior. Podrían servir para defenderse de la inmigración indeseable, que pretenden reordenar con sus criterios.

La población indefensa en los centros de recreación o escuelas encontrará los medios necesarios en la nación más poderosa del mundo.

El Congreso no encuentra solución alguna por temor a violar las leyes constitucionales, es el pretexto, para proteger a los comerciantes del rublo. Estas condiciones ayudan enormemente a la PAZ interna o en el exterior, es la filosofía.

El Ejecutivo sigue dando vueltas en distintas conferencias, instituciones nacionales o multinacionales, con armas cerca o en alcance, es el lenguaje; a los muertos, flores.

Vivimos en pleno siglo XX, han transcurrido dos guerras mundiales con la terminación del arma atómica o nuclear que barrió dos ciudades japonesas; continúa con otras guerras o agresiones en Vietnam, Corea y Cuba, con los mismos armamentistas de hoy.

Las actividades bélicas no se han detenido, los genocidios se multiplican en Siria, Colombia, África, América Latina preñada de dictaduras sangrientas. Las mismas armas, el mismo origen, y más amenazas con el baile del trompo.

Bloqueos económicos, comercios desiguales, migraciones por millares, pobrezas extremas y de toda índole más aguda, analfabetos y semianalfabetos creciendo, el desempleo en todas sus categorías, la desnutrición y la insalubridad en multitud de naciones, la droga en todas sus manifestaciones, la lucha por todo tipo de discriminación, la corrupción en numerosas esferas y naciones, cuantos males más políticos y sociales generalizados están por mencionar.

Es este el retrato del siglo XX resumidamente, los avances científicos no llevan el mejor rumbo en muchísimos aspectos, las amenazas contra la vida en el planeta, cada día más evidentes y peligrosos. Dónde están los estadistas que tanto ofrecen, para qué sirven las tribunas y eventos internacionales, dónde está la verdadera cooperación internacional, el verdadero emblema que rige, "sálvese quien pueda".

El Vaticano continúa en Roma, y los evangelios por el suelo; panorama similar o peor en otras religiones. AMÉN