FBI está en Panamá para seguir los pasos de un asesino en serie

08/2/17 - 03:45 PM
Una fuente confidencial confirmó que el caso de las holandesas y el de la estadounidense Catherine Johannet podrían tener relación: un criminal múltiple suelto.

La turista estadounidense Catherine Johannet fue asfixiada, arrastrada y golpeada según el informe del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IMELCF).
 
El cuerpo de Johannet fue hallado en una zona montañosa de Isla Bastimentos el domingo 5 de febrero; tres días después de su desaparición.
 
Ahora bien, hay informes que indican que los investigadores estadounidenses poseen pistas sobre la existencia de un asesino en serie que actúa cada cierto tiempo, sobre todo en la época seca o verano,  en la zona occidental de Panamá.
 
Nuestra fuente detalló que el FBI sospecha además de que esta misma persona es la que pudo haber asesinado a las holandesas Lisanne Froon y Kris Kremers, declaradas como desaparecidas el 1 de abril de 2014 en el sendero El Pianista, entre Chiriquí y Bocas del Toro.
 
Según informes obtenidos por este medio, el FBI reúne las piezas de un rompecabezas en el que podría aclararse el caso de las holandesas que, dicho sea de paso, conmovió al país y tuvo mucha atención mediática.
 
Aquel caso nunca se esclareció y las autoridades tampoco afirmaron ni negaron que existió mano criminal.
 
Pero luego de que las autoridades judiciales de Holanda revisaron los archivos de un celular de  una de las chicas, se percataron de que ellas llamaron a los teléfonos de emergencia 911 de Panamá y el 112 de Holanda.
 
Sospechas
 
El abogado de los familiares de las holandesas, Enrique Arrocha, comentó en aquella ocasión que ellas hicieron llamadas los días 4 y 5 de abril de 2014 y que este se descargó.
 
Luego volvieron a llamar el 10 de ese mismo mes a ambas líneas de emergencia. "¿Cómo pudieron cargar las baterías del celular en medio de la selva?", se preguntó Arrocha aquella vez.
 
Otro detalle que dejó grandes dudas es cómo pudieron caminar 18 kilómetros de distancia desde el sendero El Pianista hasta el sector de Alto Romero en Bocas del Toro sin conocer el terreno, que por cierto es inóspito.
 
El caso de las holandesas no se cerró en Panamá aunque sus familiares, un año después del lamentable suceso, dijeron que dejarían todo así.
 
Recientemente, periodistas extranjeros reportaron a agencias internacionales que las autoridades panameñas guardan mucho hermetismo con respecto a la muerte de Catherine Johannet, hecho que podría guardar relación con el deceso de las holandesas.