Nuevo nombre para la ciudad de Teotihuacán

24/1/18 - 10:15 AM
La propuesta del INAH se basa en los análisis que el antropólogo estadounidense Charles Dibble hizo del 'Códice Xólotl', un documento elaborado a principios del siglo XVI.

El INAH detalló que otro documento determinante para su conclusión data de los años 1409 a 1427. Foto: Mauricio Marat, INAH.

  • REDACCIÓN                                            

Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México consideran que el verdadero nombre de la mítica urbe de Teotihuacán debió ser 'Teo uacan', que significa "Ciudad del Sol", y no su actual denominación, cuya traducción de la lengua náhuatl es "lugar donde los hombres se convierten en dioses". Estas conclusiones surgen después de un largo estudio de documentos del siglo XVI.

El vocablo original que dio origen a la palabra 'Teotihuacán' alude al hecho de que "ahí se nombraba al Sol, el legítimo gobernante", más que guardar "una relación con la conocida leyenda de los soles", según los arqueólogos Verónica Ortega, Edith Vergara y Enrique del Castillo.

La propuesta del INAH se basa en los análisis que el antropólogo estadounidense Charles Dibble hizo del 'Códice Xólotl', un documento elaborado a principios del siglo XVI, el cual abarca alrededor de cuatro centurias de historia de los valles de Texcoco y Teotihuacán, señala un comunicado oficial de la dependencia. 

El INAH detalló que otro documento determinante para su conclusión data de los años 1409 a 1427. Se trata de un par de pictografías que representan a una pirámide y un Sol, es decir, un glifo de Teotihuacán. "El dato clave es la palabra 'Teo uacan' que aparece bajo dicho glifo, lo que da la certeza de la denominación indígena del lugar", detalló el comunicado.

Y agregó que en ese sitio "eran nombrados y legitimados los mandatarios, el hombre-Sol, al menos durante el periodo Posclásico [fines del siglo XIV hasta inicios del XVI], cuando el Imperio Mexica dominaba la Cuenca de México".

VEA TAMBIÉN: Hallan peces ‘caminantes’ en Australia