ETIQUETAS: El Trino

Fernando Cebamano: 'El peor cáncer que tiene el país es el neoliberalismo'

15/12/17 - 01:15 PM
El presidente del partido en formación Frente Amplio por la Democracia (FAD) cuestiona las reformas electorales, las políticas económica y sociales a las cuales califica de altamente discriminatoria y exclusivas.

De médico a Político, Fernando Cebamano y su nuevo concepto de la política. Foto/Víctor Arosemena

  • Miriam Lasso/ @mlasso12                                            
El nocaut que sufrió en las pasadas elecciones del 2014 no impidió a Fernando Cebamano volver al tinglado político. El oncólogo, jubilado del sistema público, está dispuesto a revivir el Frente Amplio por la Democracia (FAD) como un instrumento al servicio de los movimientos sociales y hacerse de la presidencia de la República bajo la premisa de dar un giro a la política tradicional.
 
¿Cuál es el peor cáncer que tiene el país?
El neoliberalismo, como el cáncer, requiere de muchos especialistas, ser precisos y eficaces en el tratamiento.  Hacer el país que anhelamos, donde la gente esté feliz, donde no tenga que salir a las 4:00 a.m. para llegar a las 7:00 a.m. al trabajo y regresar a las 10:00 p.m. a sus casas, y recibir un salario que no alcance para las necesidades mínimas familiares. Por esa vía vamos a resolver muchos problemas de seguridad, educación, de nuestros niños y la juventud.
 
¿Cómo evalúa las políticas económicas de este gobierno?
Hay una desaceleración no solo nacional, sino internacional, pero en países como los nuestros, con gobiernos débiles, subordinados a las políticas de las agencias financieras internacionales, termina siendo más marcada.  Ese es el caso de Panamá, tenemos un gobierno débil, incapaz, que está subordinándose al pago de deuda y a aceptar los proyectos por mandatos de las agencias que condicionan los préstamos.  Así vemos construcciones de megaobras  y se olvidan de las escuelas rancho y la salud. Entonces, las políticas públicas van dirigidas solo al beneficio de quienes ostentan el poder económico.
 
¿Cuál es el principal problema que no ha podido resolver este gobierno?
Hay varios, uno de ellos es el trabajo. Los trabajos y la calidad han ido disminuyendo progresivamente. El trabajo informal ha crecido de forma vertiginosa. Son trabajadores que no tienen seguro, no tienen derechos laborales, pueden ser despedidos sin ninguna causa, eso afecta una jubilación futura, asistir un centro de la seguridad social para resolver sus problemas de salud, derecho a las vacaciones, etc. Entonces, se ha perdido la calidad y estabilidad de los trabajadores. 
También se ha abierto en forma indiscriminada el acceso de extranjeros a los puestos, eso ha disminuido el espacio para los nacionales. La ley no se está respetando; empresas, de forma ilegal, están contratando personal extranjero en condiciones que no son ni siquiera justas para ellos y afectan la mano de obra panameña. 
 
Fernando Cebamano afirma que el FAD es expresión del crecimiento del movimiento social. 
 
 
¿Es la inseguridad una percepción o una realidad?
Es una realidad. Lamentablemente, ha estado golpeando, sobre todo, a los sectores más humildes, pero también se refleja en el resto de la ciudadanía por el temor. Creemos que esto debe cambiar, es multifactorial y el resolver los problemas sociales apunta también a resolver los problemas de seguridad del país.
 
¿Se está aplicando justicia real en Panamá?
Aquí hay una justicia muy selectiva que se aplica a unos y a otros no. Incluso vemos cómo las cárceles son manejadas,  hay gente que injustamente está en las cárceles porque no se le ha hecho un juicio o terminado el proceso, y otros que están fuera sin que se les formulen cargos. En el caso de la corrupción, es más evidente. 
Es un sistema judicial que además de corrupto, es débil por su misma estructura y su financiamiento estatal, que se presta a la corrupción. Creemos que la única forma de salir de esto es una nueva Constitución que refunde al país con nuevas reglas con las que se fortalezcan las instituciones de una forma digna y que refuerce al Estado. 
Ese proceso había que cumplirlo hace años. La percepción es que es una necesidad, pero  resulta que esa misma gente que promueve todo esto es la que haría una Constitución.  Debe ser una Constitución de carácter originario, con la que el pueblo escoja a sus representantes.
 
¿Existe confianza en el Tribunal Electoral para el proceso electoral?
El mismo proceso electoral puede ser transparente, sin embargo, el comportamiento que ha tenido el Tribunal Electoral es muy dudoso. Ellos son los que han impulsado estas reformas y los partidos lo han aprobado en la Asamblea.
Nosotros hemos sufrido consecuencias en la ineficiencia en el registro de las firmas. Pero hay que subrayar  que el Tribunal Electoral se ha prestado para perseguir a compañeros que fueron candidatos en el periodo anterior, sobre todo, a gente muy humilde que vive  en áreas apartadas, bajo el hecho de que estipulan que los candidatos deben declarar cuánto recibieron. Pero el Código no dice que si no recibiste no tienes por qué declarar. A nosotros nos ha tocado pagar miles de dólares producto  de esas multa injustas e ilegales. 
Aquí se habla de equidad y de que la mujer debe participar,  pero yo me pregunto:  ¿Puede una mujer de casa ser candidata con reglas como esas?. No confiamos en el Tribunal Electoral y no sabemos para las próximas elecciones qué va a pasar. Confiamos en que vamos a tener un buen resultado, pero vamos a tener que vigilar muy de cerca todo lo que haga el Tribunal Electoral en estas elecciones.
 
 
¿Cómo ve el camino para los nuevos partidos políticos tras la implementación de las reformas electorales?
Ese Código Electoral es antidemocrático en muchos aspectos, uno de ellos es la formación de nuevos partidos. Aquí, para iniciar el proceso de recolección de firm, tiene que recoger 1,200 firmas a nivel nacional de promotores del partido, que aunque se pueden recoger en una tarde, sin embargo, debe ser autenticado que las personas  residen en ese distrito. ¿Por qué complicar una cosa, cuando el Tribunal Electoral tiene la única base de datos de dónde vive cada persona adulta? ¿Por qué ellos mismos no certifican eso, sino que uno tiene que hace una serie de maromas para lograr que  se certifique que esa persona está apoyándonos? Esto también les está pasando a los partidos en formación.
Luego viene la recolección de firmas. Fue un trabajo muy difícil, agregando otras dificultades. Muchas de las firmas se perdían, el Tribunal Electoral tiene un problema. La vez pasada perdimos más de 7,000 firmas, esta vez hemos perdido 9,000 firmas de las que hemos recogido y no hay explicación. Simplemente, no aparecen. No sabemos si el problema es el personal que registra o las malas intenciones. Lo hemos reclamado y no nos han dado respuesta. Lo positivo es que se bajó a 32 mil inscritos, que, ciertamente, no lo hicieron para favorecer el FAD. 
El otro problema que surge son las reformas electorales, aparte,  vemos una política de financiamiento de los partidos altamente discriminatoria. Aquí, prácticamente el 97% del financiamiento público va dirigido a los partidos que están actualmente. Cuando se publiquen cien cuñas, aparecerá con suerte una del FAD, porque no da para más que esa desproporción. Si el PRD y Panameñista entran en alianza, se llevarán el 70% del financiamiento público.
Eso es una discriminación contra todos los partidos nuevos  y contra los independientes, que no tendrán recursos para financiar campañas, a eso se suma el financiamiento privado, que no debería existir. Creemos que nosotros tenemos una sola opción y es organizarnos y trabajar calle por calle, casa por casa, llevando nuestras propuestas y esperando que sean acogidas por los sectores populares. 
 
¿Se considera el FAD un partido inclusivo con propuestas amplias y  no solo enfocada en la izquierda?
Nosotros sí creemos que nos dirigimos a amplios sectores del país. Incluso hacemos un llamado a los sectores empresariales honestos que aspiren al desarrollo nacional, no subordinados a los intereses y capital trasnacionales, que lo que buscan es extraer riqueza  del país y llevársela, y dejar al pueblo sumido en la pobreza. Nosotros queremos que los profesionales puedan encontrar una propuesta realmente transparente que proteja a esos sectores, hoy día muy golpeados por las políticas salariales del Estado, por el abandono de los servicios públicos como salud, educación, transporte. 
El tema de ser de izquierda es muy sencillo. Nosotros no lo vemos en términos geométricos, sino que tenemos una propuesta antineoliberal. Nosotros creemos que el neoliberalismo ha sido el responsable de las pérdidas  de las riquezas naturales, del deterioro de los servicios públicos, que ha ido de la mano de las implementaciones de políticas que no se definen en Panamá, sino en el Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, que nos imponen a cambio de préstamos, políticas nacionales. 
Aparte de aspectos éticos que representa esa derecha, que es la corrupción, es el uso del Estado para enriquecerse. Es un proceso en que se nos califica buscando descalificarnos. Pero en realidad es la búsqueda del beneficio común de todos los ciudadanos. Son nuestras metas, nuestro objetivo como políticas del FAD.
 
¿Es el FAD un brazo político del Suntracs con una tendencia de izquierda radical?
Es parte de la historia del FAD. El FAD es expresión del crecimiento del movimiento social organizado y no solo Suntracs, hay otros sindicatos, movimientos campesinos, movimientos juveniles, está creciendo el movimiento comunal, de pueblos originarios. 
Ese movimiento se  vio a partir de finales del 2010, y el balance que se hizo es que era importante que tuviéramos también una participación electoral. También fueron invitados, otros sectores y personalidades. En el 2011 iniciamos esa experiencia de conseguir firmas, que fue una autentica experiencia  porque no teníamos idea de lo difícil  que era constituir un partido con las reglas que tiene el Tribunal Electoral. Somos un instrumento político electoral de los sectores sociales. '
No somos un brazo, somos expresión de eso y consideramos que nos debemos a esos sectores populares del país, hasta ahora nunca representados en las instancias de Gobierno. Esto no es una matemática de estos sectores, son del FAD o que votan por el FAD, eso hay que ganárselo con las propuestas que llevan adelante y con organización propia del FAD.  
Suntracs y Conusi no están en el FAD, sino que nosotros expresamos los intereses de estos sectores, y por esa vía, creemos que muchos van a participar. De hecho, nuestra fuerza principal está constituida por obreros. Y muchos jóvenes de la clase campesina e indígena. 
 
¿En qué etapa se encuentra el FAD a menos de dos años de las elecciones generales?
Empecemos por decir que el 29 de octubre realizamos el congreso constitutivo del Frente Amplio por la Democracia (FAD). Ya habíamos reunido todos los requisitos necesarios para entrar a la fase de aprobación de documentos fundacionales, como son estatutos, visión programática y los principios del FAD, pero también se aprueban los directivos nacionales elegidos por votos secretos. Se elaboró un memorial con toda la información y se entregó al Tribunal Electoral 8 días después, para que a partir de allí, el TE entre a analizar todos los datos, que según nosotros, están ampliamente sustentados, y tendrán hasta 30 días para emitir la resolución que determine al FAD como un partido constituido.
Ya depende del Tribunal cuándo saca la resolución, de manera que para el mes de enero estaría trabajando oficialmente como partido. En esa fase estamos en cuanto a la legalidad y la institucionalidad del FAD.
A lo interno del partido, se lleva un proceso de organización para legitimar la nueva directiva mediante la elaboración de planes de trabajo y responsabilidades a nivel nacional. Nuestro objetivo fundamental en este momento es la estructuración territorial del partido y, con ello, el crecimiento en cada rincón del país de nuestra presencia, que ya por la experiencia pasada, existe, pero que hay que formalizarla y darle contenido de actividad política. 
Esa es la fase actual, estamos trabajando en los planes de trabajo, que deben estar listos para enero, e iniciar la implementación de la política del FAD a partir de enero de 2018.