Juego mortal en redes seduce a adolescentes

12/7/18 - 12:00 AM
Una práctica inusual que se difunde por redes sociales cobró una víctima en Panamá. Se trata de 'el ahorcado', un juego mortal que lleva a los jóvenes a asfixiarse o ahorcarse por un reto.

  • José Alberto Chacón | [email protected] | @josechacon18                                            

La reciente muerte involuntaria de un menor de 15 años el pasado viernes en Colón por supuestamente estar jugando "el ahorcado" ha encendido alarmas en el país.

Autoridades educativas, eclesiásticas y padres de familia se muestran preocupados por la terrible noticia de que un joven que intentó simular o experimentar una autoasfixia falleció en el mortal juego.

Se trata de una práctica que se difunde por redes sociales y consiste en asfixiar a otra persona con las manos o que esta se cuelgue con una cuerda mientras otros individuos le sostienen de las piernas para evitar que se asfixie totalmente.

En el último de los dos retos, la víctima tiene que ahorcarse tras perder una apuesta o simplemente lo hace por presión de grupo o de forma voluntaria.

De hecho, según lo planteado por varios alumnos de un colegio de la capital que pidieron reserva de sus nombres y del plantel donde estudian, dijeron que ya han jugado "el ahorcado".

"Se siente mucha adrenalina, uno se desmaya, pero vuelve a la vida", reveló un estudiante de noveno grado (tercer año).

Y es que la extraña práctica se ha hecho popular entre niños de 12 y 16 años. El estudiante de Playa Angosta en Portobelo que perdió la vida por ese juego tenía solo 15 años.

El mismo resbaló cuando intentaba colgarse de una soga que estaba amarrada entre carriolas.

Se la puso alrededor del cuello, pero se cayó de una silla y cuando sus amigos trataron de ayudarlo, ya era demasiado tarde.

Esta práctica es comparada con el juego de "la ballena azul", el reto en línea en el que los participantes cumplen tareas como hacerse heridas que provocan desangramiento.

"La ballena azul" surgió en Rusia y fue creado por un exestudiante de sicología que fue expulsado de la universidad donde recibía clases de esa ciencia humana.

Al respecto, Olmedo García, sociólogo y decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Panamá (UP), explicó que la juventud busca alternativas a los trastornos de inseguridad e insatisfacción, entre otras causas.

"Los adolescentes adoptan esas conductas porque están en la etapa de la plasticidad, donde se define su carácter, sus frustraciones, sus motivaciones y ansiedades", comenta el docente.

En el caso de "el ahorcado", dice que lo hacen para demostrar su masculinidad, e incluso lo hacen para sentir placer, aunque este sea fatal.

De igual forma, el Estado debe garantizar no solo un sistema educativo, "sino políticas que se enfoquen en la integridad ciudadana", añadió la fuente.

Este tipo de juegos se divulgan por redes sociales y es a través de estos medios que llegan a los jóvenes.

En este sentido, Luis López, dirigente del Frente Nacional de Educadores Independientes (Frenei), señaló que en Panamá se deben adoptar medidas tanto en escuelas como en el hogar para que los más pequeños no tengan acceso a celulares o redes sociales debido a la vulnerabilidad de estos.

"El acceso a celular con Internet o data está poniendo en riesgo a la juventud panameña. Lo fundamental es que los padres orienten y controlen lo que sus hijos ven en las redes sociales", expresó el docente.

López comentó que en Japón han optado por regular el uso del móvil entre adolescentes para evitar anomalías sociales.

"En Japón hay tiendas especializadas en vender celulares a adolescentes que solo permiten bajar aplicaciones o programas sanos, positivos y educativos".

López agregó que ese tema es de asunto familiar, ya que los teléfonos que usan los alumnos, en la mayoría de los casos, se los proporcionan los padres de familia.

Por último, se conoció que el Ministerio Público (MP) inició una investigación por la muerte del menor de 15 años en Colón. Ese día, sus padres no estaban en casa.