Costa Este de EE.UU. enfrenta duro temporal

08/3/18 - 12:00 AM
Los aeropuertos de Nueva York, Nueva Jersey, Boston y Filadelfia se vieron en la necesidad de suspender los vuelos programados y se desconoce cuánto tiempo tomará restablecer los vuelos.

Un grupo de personas se mantienen en la sal de espera del Aeropuerto Internacional JFK. AP

  • Nueva York | EFE | @PanamaAmerica                                            

La costa este de Estados Unidos enfrenta un segundo temporal en menos de una semana, que ha obligado a cancelar más de 2,200 vuelos y a que las autoridades emitan advertencias de limitar los desplazamientos por carreteras.'

7


personas perdieron la vida la semana pasada durante un fuerte temporal que dejó serias pérdidas materiales.

Sin reponerse de los efectos de la tempestad pasada, que dejó al menos siete muertos, destrozos y miles de viviendas sin el servicio eléctrico, los residentes de esta zona afrontan una nueva tormenta de agua y nieve acompañada por fuertes vientos.

Las malas condiciones climáticas llevaron a que el aeropuerto neoyorquino JFK, uno de los principales puntos de entrada a Estados Unidos, cancelara 527 vuelos, al igual que LaGuardia, también de Nueva York, donde se suspendieron 596 vuelos programados.

El aeropuerto de Newark, en el vecino estado de Nueva Jersey, que también sirve a Nueva York, canceló 648 vuelos previstos, mientras que en Boston eran 229 y en la ciudad de Filadelfia 204.

El gobernador de Nueva York, Andrew M. Cuomo, aseguró que la tormenta cambió su trayectoria hacia el suroeste del estado, por lo que se espera que impacte con mayor fuerza en el valle del río Hudson.

Indicó igualmente que han declarado estado de emergencia para cuatro condados de esa zona: Sullivan, Dutchess, Westchester y Putnam, y alertó de que en Nueva York también aumentó la cantidad de nieve que se pronosticaba.

Cuomo insistió en su preocupación porque este temporal complique los trabajos para atender a los afectados por la tormenta del pasado viernes, que, según ha dicho, dejó a unas 280,000 personas sin energía eléctrica, de las cuales 26,000 aún permanecen a oscuras.

Las autoridades han advertido que pueden caer entre ocho y 12 pulgadas de nieve en Nueva York.