opinion

Calidad, capitalismo académico y psicopolítica universitaria

El fenómeno más sobresaliente del momento educativo universitario en Panamá ha sido el proceso de re-acreditación de las instituciones universitarias.

Gregorio A. Urriola Candanedo/opinion@epasa.com - Actualizado:

Calidad, capitalismo académico y psicopolítica universitaria

El fenómeno más sobresaliente del momento educativo universitario en Panamá ha sido el proceso de re-acreditación de las instituciones universitarias. Tal proceso es realmente exclusivamente panameño, sino que es parte de un dispositivo generalizado de “accountability” y rendición de cuentas de la Educación contemporánea, que se naturalizó en toda América Latina desde mediado de los años noventa. Es un mecanismo regulatorio que última instancia sirven a la reproducción social en una sociedad productivista, movida por el imperativo del “poder hacer” que se instala en el ADN de los cuerpos académicos y de su élites, sirviendo al fin último de toda la reproducción en un sistema socio-económico en este caso, el sistema capitalista como medio o modo de un control que ya no es exterior al cuerpo social y ejercido con coacción sobre los cuerpos de los individuos (tesis de Foucault sobre la Biopolítica), sino que es “interiorizado” en la psique de todos los académicos y de las comunidades universitarias como un todo (docentes, investigadores, estudiantes, élites administrativas, la burocracia intermedia y los trabajadores de las universidades que colaboran desde el aseo hasta las oficinas).

Versión impresa

Siguiendo los planteamientos del filósofo surcoreano con cátedra en Alemania, Byung Chul Han, la dominación y el control político no se ejercen en el momento neoliberal de capitalismo, como control, coacción y vigilancia de un panóptico externo, que nos disciplina para hacernos funcionales al sistema socio-productivo, sino que tal dominación se ejerce muy sutilmente instalando en nuestra psique, y en las normas de funcionamiento de todas las instituciones. Normas que casi todos interiorizamos sin tamizarlas críticamente. Tal control se realiza mediante la idea -primero slogan, luego discurso- de que “Sí podemos” ser eficientes, productivos y competentes. No es un simple llamado moral a “Sí debemos”, sino la compulsión de la carrera competitiva del “Sí podemos”. En nuestro caso universitario, que sí podemos “ser” o “tener” “calidad” o de calidad sobresaliente, o de “excelencia” “si y solo si” alcanzamos o rebasamos ciertos estándares, que terminan por categorizar las instituciones y las comunidades académicas, los programas y los centros de investigación, en Alfas, Betas, Deltas y Gamas en una suerte de estratificación “por la calidad” en un nuevo mundo feliz académico.

Todo ello sintetizado en tener una posición elevada en un ranking cuyos parámetros “otros” fijan. Ranking de universidades, ranking de publicaciones, ranking de personal, ranking de una meritocracia vacua, insolidaria, descontextualizada.

Este productivismo, su evaluación y gestión permanente se instala en la academia y en los académicos, sobre todo, porque esa misma lógica se aplica a la producción académica, como la de papers y revistas, sujetas a una métrica “de la calidad” que, en definitiva es un traslado del modelo de gestión empresarial al mundo de la educación y la academia. Inclusive algunos llegan a hablar de clientes, para referirse a los usuarios de las instituciones universitarias, especialmente para referirse a los estudiantes y su “nivel de satisfacción” en el nuevo McDonald académico; o de clientes internos, los profesores y administrativos a los que eficientes managers cada vez más profesionalizados gerencian con las más modernas técnicas de la Administración de empresas y la neurociencia aplicada al control del “recurso humano”, digo, “de los mansos colaboradores”.

A la larga las universidades pierden su carácter de bien público y “el servicio” que rinden suplanta el ejercicio de un Derecho Humano (algo inalienable a la persona humana). La educación se convierte en una mercancía sujeta a las reglas de la competencia académica, cuyas reglas dicta la banca o expertos financiados por ella. En términos de gobernanza, la democracia universitaria deviene en tecnocracia y en un pseudo-elitismo corporativo, donde el Estado tiene el control último al dictar los presupuestos y disciplinar lo que el propio sistema no alcanza, usando la cooptación de líderes, las prebendas para los dóciles y la mano dura para los díscolos. Y es que la psicopolítica no riñe con la biopolítica, sobre todo cuando estamos en la periferia del sistema y no en sus centros hegemónicos.

Lo que deseo llamar la atención es que una lectura acrítica de la acreditación y re- acreditación universitaria es un proceso que si bien puede ayudarnos a mejorar algunos procesos, si se asume e interioriza como “el” proceso de planificación, gerencia y evaluación universitaria por excelencia, corre el riesgo de dejar de preguntarnos qué es calidad universitaria, qué es ser un académico de calidad, qué es y a quién sirve el modelo de calidad que perseguimos. No debemos dejar de inquirir y confrontar si el interés último es la lógica de reproducción mejorada, o la procura de la criticidad, la cientificidad, la ciudadanía crítica, la solidaridad y la justicia sociales, en sociedades altamente jerarquizadas y fisuradas por el modelo “explotador y excluyente” que está en la base de nuestra dinámica productiva y social.

En países como el nuestro, o la educación ayuda consolidar el bienestar colectivo de las grandes mayorías -apoyando el pensamiento crítico y anticolonial- o será un refinado instrumento de domesticación social. Los peligros son enormes pues el big-data y los cada vez más eficientes algoritmos harán lo que lo que Fouché o Goebbels apenas vislumbraran: el conformismo de todos por medio de la “la Universidad Feliz”. ¿Por qué será que todo me recuerda a Tutankamón y a la paz de cierto cementerio?

Etiquetas
Por si no lo viste
Regístrate para recibir contenido exclusivo
Más Noticias

Judicial País apetecible para ciberataques

Variedades Feria Nacional de Artesanías: 5,100 personas asistieron a la inauguración

Sociedad Arrendamientos aumentan en primeros meses de 2024

Deportes Eric Davis advierte que darán la vida ante Uruguay

Provincias Arraiján: en diez años no se invirtió en desarrollo social

Opinión El nuevo gobierno y el camino a la excelencia del Registro de Naves de Panamá

Política Mulino se compromete en restablecer el Estado republicano en Panamá

Deportes Estadio Mariano Rivera, listo para recibir el béisbol

Provincias Levantan secuestro judicial sobre Feria de La Chorrera

Opinión Fiscales y archivos de carpetillas

Sociedad Emiten aviso de vigilancia por lluvias y tormentas significativas

Variedades Agenda cultural: Cine, arte y música

Deportes Panamá sueña con una proeza ante Uruguay en Copa América

Política Jorge Ábrego y Simón Henríquez son nominados para dirigir la ATTT

Opinión Deportación y expulsión de extranjeros con hijos

Provincias Crisis del agua empieza a normalizarse en la región de Azuero

Variedades Consejos para proteger su Wi-Fi

Deportes Perú busca escribir otra historia ante Chile

Economía Falta de infraestructuras prolonga crisis de agua en el Canal

Aldea global Panamá ingresa al Sistema Global de Información sobre Biodiversidad-GBIF

La columna de doña Perla La columna de Doña Perla

Deportes Julián y Lautaro prolongan la felicidad de Argentina y Messi

Economía Solís: 'Salud de economía panameña es una de las mejores del continente'

Provincias Otro fin de semana violento en la provincia de Colón

Deportes España avanza a octavos; Inglaterra logra resistir en la Eurocopa

Sociedad 'Atender al que cruza la selva no es un imán para la migración'

Variedades 'Black Barbie', un documental que tomó 13 años

Provincias Trasladan a La Joya a 19 detenidos por doble homicidio en Tonosí

Política Designan a Alberto Ortega como gerente del Banco Hipotecario Nacional

Variedades ¿Cómo ser niño o niña guía en el Museo del Canal?

Sociedad Aplican más de 49 mil vacunas contra la influenza en San Miguelito

Variedades Japanese fue internado en un geriátrico

Suscríbete a nuestra página en Facebook