Panamá se convertiría en una ciudad bajo el agua

10/8/18 - 12:00 AM
El primer paso para evitar las inundaciones debe darse desde los hogares con una educación de responsabilidad con el planeta y los semejantes.

Varios sectores de la ciudad fueron afectados por la fuerte lluvia.

La temporada de lluvia de este año ha causado un sinfín de afectaciones materiales debido a desbordamientos de ríos y quebradas, lo que ha dejado las calles anegadas.

Aunque algunos apuntan con el dedo hacia al Municipio de Panamá (Mupa) como el principal responsable de las afectaciones, por los trabajos de remodelación que están haciendo, la realidad podría ser otra.

Según urbanistas, en la llamada modernización del país, fue poca la importancia que se le dio al ambiente, y esto afectó desde el comienzo los manglares y drenajes.

Además resaltaron que hay áreas que se han convertido en pozos en plena ciudad, debido a la cantidad de agua que cae y otra que se desborda y no tiene por dónde correr.

VEA TAMBIÉN: Lluvias provocan temor y pérdidas

Según Álvaro Uribe, el Parque Urracá "se ha convertido en un reservorio, porque recoge el agua que llega allí y la drena rápidamente".

Pero eso no indica que la alcaldía sería la responsable de las inundaciones que se dan en el parque o en otros puntos de la capital.

Quienes sí tendrían gran responsabilidad en el problema de la fluidez del agua en las calles serían las constructoras de vivienda, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) y la propia sociedad.

Las construcciones han provocado que mucho sedimento de sus materiales se vaya hasta las alcantarillas, lo que obstruye el paso del agua en ciertos sectores.

Eso se suma a la falta de mantenimiento o cambio de tuberías por parte del MOP, ya que las mismas datan de 1930 y no tienen el mantenimiento adecuado.

Según Emilio Sempris, jefe de la cartera de Ambiente (MiAmbiente), "el quinquenio con más inundaciones fue entre 2005-2010", de repetirse para este tiempo, podría provocar muchos daños materiales.

Por el lado de los arquitectos, se escudan bajo estudios de impacto ambiental que son aprobados por MiAmbiente antes de cada construcción que realizan en la capital.

Según ambientalistas, una de las herencias más dañinas para las futuras generaciones es que la capital del país se está quedando sin manglares, donde la tierra pueda respirar, lo que ocasionaría muchos problemas en el futuro.

"Hay mucho pavimento, somos un país de concreto, son pocas las áreas verdes que quedan y cada vez más las construcciones desmedidas que se realizan, cuando la naturaleza pida su espacio, ocurrirán catástrofes", destacó.

Afectaciones

Durante los ochos meses que van del año, el Departamento de Hidrometeorología de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa) ha anunciado el paso de 24 ondas tropicales en Panamá, que son las que han provocado inundaciones de mayor magnitud.

Situaciones que hasta ahora, no ha registrado víctimas fatales, según un informe dado por el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc).

Las lluvias se mantendrán durante los próximos meses y se estima que de agosto a noviembre, las lluvias sean más fuertes, según el histórico control de Etesa y aún no hay un plan, sino culpables sobre las inundaciones.

VEA TAMBIÉN: Fuertes lluvias causan estragos en Panamá Oeste, Herrera y Coclé

En diversas ocasiones, el MOP ha indicado que los trabajos de dragado deben realizarse en estación seca y no mientras la tierra esté mojada, es decir, hasta enero del próximo año, se podrá trabajar en ese punto.

Por otra parte, la cantidad de basura que deja el panameño en la calle y otra tanta que tira a los ríos, es otro problema que pocos quieren aceptar.

"Cuando el río se desborda, lo que queda flotando es basura. No es posible que en un río en plena ciudad capital haya neveras y colchones", destacó Juan Rivera, ayudante de limpieza de una empresa privada.

Ambientalistas, urbanistas y constructoras llegan a un mismo punto, la sociedad no tiene educación a la hora de botar basura y eso seguirá pasando factura por muchos años más.

Debido al cambio climático, Panamá está siendo golpeada por lluvias más intensas y fenómenos que antes no eran tan comunes, pero la idiosincrasia sigue siendo la misma, sin pensar en las consecuencias para la actual y futura generación.