En auge, comercio de medicamentos falsos

05/5/18 - 12:00 AM
En todo el año 2017, las autoridades incautaron 62 mil 194 fármacos ilegales en Panamá, la Viagra y el Cytotec son los reyes del mercado negro.

La Fiscalía Especializada en Delitos Contra la Propiedad Intelectual advirtió que estos medicamentos sin las debidas regulaciones se venden incluso en farmacias. Archivo

  • Adiel Bonilla | [email protected] | @PanamaAmerica                                            

El negocio de la distribución de medicamentos falsos o adulterados se ha disparado en los últimos años en Panamá, mientras que las autoridades intentan adecuarse a los métodos de introducción y mercadeo de esta actividad que se des- liza en el mercado negro, pero que brilla con grandes ganancias.'

$25


puede costar el abortivo Cytotec en el mercado negro, una píldora con precio regular de $1, pero con venta prohibida en Panamá.

50


tipos distintos de medicamentos falsos o alterados ingresan al país, sobre todo de contrabando.

En el año 2017 se reportaron incautaciones por el orden de los 62 mil 194 fármacos ilegales. Estos decomisos no desanimaron la actividad, pues según cifras del Ministerio Público (MP), en los primeros cuatro meses de este año ya se rebasó la cantidad de decomisos del año pasado.

Mayormente ingresan pastillas, analgésicos y productos cosméticos, pero sin lugar a dudas, la Viagra y el Cytotec son los reyes del mercado negro local, por ser bien conocidos y por el amplio margen de ganancias que ofrecen.

En el caso de la famosa pastilla azul para contrarrestar la disfunción eréctil y mejorar el desempeño sexual en los caballeros, su costo regular es entre 35 y 69 centavos por pastilla.

No obstante, en el mercado negro se consigue sin receta médica y con discrecionalidad hasta en $10.

Y el Cytotec, la píldora para abortar, ofrece aún mayores ganancias, pues su precio regular es de $1 y en el mercado negro se ofertan entre $20 y $25.

Los barrios de la periferia urbana parecen ser los más expuestos a este comercio al detal, en ocasiones, a plena luz del día.

Pero también está la opción de compra por internet en sitios no verificados.

De hecho, en 2017 la operación 'Pangea X' eliminó 3,584 de estos sitios web, en medio de una diligencia que abarcó 123 países, incluyendo a Panamá.

Acá se incautaron medicamentos falsificados y sin registro sanitario, en bodegas y centros improvisados de acopio sin los debidos permisos del Ministerio de Salud (Minsa).

Pero el colmo de este tema en Panamá es que los medicamentos alterados, que ponen en riesgo la salud pública, también se filtran y se distribuyen en farmacias "legales".

Así quedó evidenciado a mediados de abril, en un operativo a varias farmacias, que fue organizado por el Ministerio Público (MP) y la Dirección de Investigación Judicial (DIJ).

Se encontraron abortivos y Viagra no regulados, en comercios, residencias y vehículos de La Siesta de Tocumen, Chilibre, El Chorrillo, Panamá Oeste y Colón; se logró la aprehensión de cuatro personas señaladas por los delitos contra la propiedad intelectual y contra la salud pública.

Igor Blanco, fiscal de propiedad intelectual, explicó que la ley establece pena de 4 a 10 años por delito contra la propiedad industrial; y una pena mínima de 7 años de cárcel para la modalidad contra la salud pública.

Explicó que cuando el medicamento alterado es ubicado en una farmacia, aplica una "conducta agravada" por usar un establecimiento comercial.

La Dra. Walkiria Willson, encargada de la Dirección de Medicamentos e Insumos para la Salud, explicó que este tipo de medicamentos, generalmente ingresan al país de contrabando, y sin los debidos controles de calidad de Farmacia y Drogas (el ente regulador del Minsa).

Por lo que pidió a la población abstenerse del uso de estos fármacos de dudosa procedencia, que afectan la salud de la población, y en algunos casos ocasionan hasta la muerte.

No obstante, el médico Jorge Gamboa Arosemena lamentó los débiles controles que hay en Panamá, un país que -dijo- está gobernado por "una caterva de pillos que manejan todos los hilos del poder económico sin priorizar el bienestar colectivo".