opinion

El poder de sentirse poderoso

... lo único que hemos conseguido es dividir en más fragmentos una fragmentada sociedad. Nos hemos separado por sexualidades, aficiones, alimentos, razas y nacionalidades. Y sin verdaderos líderes nos veremos sumergidos en dominados y dominantes. Entre ciegos y tuertos.

Alonso Correa - Publicado:

Nos hemos convertido en parte de un mecanismo insensible e impaciente alejado de la clemencia. Foto: Freepik.

Las órdenes tienen un poder indeseado. Una capacidad para convertir en máquinas amorales a los individuos que las reciban. Producen un velo en el subconsciente y moldean el sentido común de los subordinados. Es esa habilidad para infiltrarse en la cabeza del dirigido y cegarle ante sus actos por lo que vemos atrocidades. Es por eso que muy pocos se rehúsan a desobedecer mandatos que en la vida común parecerían brutalidades. Es aquí de donde nacen las autocracias.

Versión impresa

Es esta ablepsia que causa el seguir un encargo la causante de que guardias de campos de concentración vieran el pesar de millones de personas y no hicieran nada. Es por esto que se cometen genocidios. Es de ahí de donde sale el poder de los que comandan. De la fe ciega. Del hambre por cumplir el deber. Del sentimiento de responsabilidad y disciplina que se crea cuando a alguien se le capitanea. Esta es la sangre de ejércitos, agrupaciones y pandillas.

Durante la década de los sesenta, un grupo de científicos liderados por Stanley Milgram trataron de descubrir el porqué de esta ceguera. Pusieron a un grupo de voluntarios en una sala de control, ellos debían, según órdenes de los propios investigadores, castigar a un sujeto de prueba cada vez que este se equivocase en memorizar una serie de palabras. En realidad, el sujeto de pruebas era una grabación creada para probar los límites de la sensibilidad de los verdugos. El castigo era una descarga eléctrica que se agravaba con cada fallo. Se llegaron a voltajes mortales, pero ninguno de los voluntarios desistió de cumplir la orden de continuar; ni siquiera escuchando los alaridos de dolor del sujeto de prueba.

Y es que en lo que llevamos acompañados de la peste, con las restricciones que se han impuesto, con las órdenes que se han dado; hemos visto ejemplos de la peor faceta del ser humano. Una muestra más de la naturaleza de la maldad. Pero claro, todo esto era necesario para tratar de desbaratar la columna vertebral del apocalipsis que nos ha caído encima. Era imprescindible que se realizaran los recortes de libertad. Fue obligatorio. Requerido. Inevitable. El poder corrompe y más si este viene dado por un mandato de los de más arriba. ¿Qué sucederá cuando todo esto haya pasado?, ¿cuándo se acabe esta pesadilla y podamos retornar de nuevo a la tan ansiada normalidad? Se disculparán aquellos que cometieron vejaciones o utilizarán la excusa de que solo seguían órdenes. Es aquí donde nace la pregunta: ¿el fin justifica los medios?

Porque existe una carencia en este mundo; una virtud que fue esencial en la creación del imperio humano, pero que se ha quedado rezagada detrás de la parafernalia de la victoria de la maldad. El entendimiento. El acuerdo y la comunicación. Nos hemos convertido en parte de un mecanismo insensible e impaciente alejado de la clemencia. Hemos destrozado el debate y el acuerdo. El ácido suelo del desacuerdo no proveerá ni permitirá la germinación del futuro en comunidad.

Nos golpeamos el pecho con orgullo llamándonos “futuristas”, regocijándonos en nuestra propia mísera tristeza. Y sí, se conocen las barbaridades del pasado. Se sabe que nunca se ha conseguido esta tan ansiada proeza de un discernimiento común entre el mal y el bien, pero celebramos el presente como la victoria de la compasión sin conocer que, a pesar de los múltiples grupos que “luchan” por este fin, lo único que hemos conseguido es dividir en más fragmentos una fragmentada sociedad. Nos hemos separado por sexualidades, aficiones, alimentos, razas y nacionalidades. Y sin verdaderos líderes nos veremos sumergidos en dominados y dominantes. Entre ciegos y tuertos.

Ganador del premio del Fórum de Periodistas.

Etiquetas
Por si no lo viste
Regístrate para recibir contenido exclusivo
Más Noticias

Opinión El derecho humano ante el avance tecnológico

Variedades Netflix: ¿Qué ver en febrero?

Deportes Panamá Championship, arranca la fiesta del golf

Judicial Violencia se toma las calles de Panamá

La columna de doña Perla La columna de Doña Perla

Deportes Panamá femenina y el sueño por llegar al Mundial

Política Gaby Carrizo renuncia al cargo de ministro de la Presidencia

Deportes Federales, listos para enfrentar a Leones de Caracas

Variedades Fallece la cantante Lucy Quintero a los 74 años

Política Incumplimiento de Roux deja al CD sin subsidio electoral

Deportes Mike Stump define equipo Sub-17 para el Premundial

Deportes Panamá femenina y el sueño por llegar al Mundial

Deportes Tom Brady se retira 'para siempre' del fútbol americano

Deportes Panamá Championship, arranca la fiesta del golf

Provincias Buscan a las personas que hurtaron más de $28 mil del McDonald's de David

Variedades Netflix: ¿Qué ver en febrero?

Sociedad Rescatan a mujer que intentó lanzarse de puente en la Cinta Costera

Variedades Karen Peralta recibe muestras de apoyo tras ataque cibernético

Política Maribel Gordón completa firmas mínimas y supera a Katleen Levy

Suscríbete a nuestra página en Facebook