Migración provocó cierre de escuelas en Azuero

25/2/18 - 12:00 AM
La búsqueda de nuevas oportunidades y mejores ofertas de trabajo ha generado un descenso en la población estudiantil de varias regiones del interior.

Los padres de familia han sacado a sus hijos de las escuelas excusando que en algunos centros pequeños no enseñan bien. /Foto Archivo

  • Jason Morales Valdés | [email protected] | @JasonMoralesV                                            

Una baja en la matrícula de casi 3,000 estudiantes se ha reportado en la península de Azuero en los últimos 5 años.'

Claves
5 a 7 personas es el mínimo requerido para mantener abierta una escuela, según el Meduca.
1,800 estudiantes fue la disminución en la matrícula de las escuelas primarias de Herrera en 4 años.

Esta situación demográfica ha provocado el cierre de al menos 15 centros escolares, provocado por la migración de la población del interior hacia los centros urbanos del país, principalmente la capital de la República, en búsqueda de mejores trabajos y una mejor oferta educativa.

Cifras de la Contraloría General dan cuenta de que en el año 2012 había 11 mil 273 estudiantes de primaria en Herrera y para el 2016 este número descendió a 9,473 niños y niñas.

Mientras, en la provincia de Los Santos, la matrícula de las escuelas para el 2012 rondaba los 7,551 estudiantes, pero en el año 2016 se redujo a 6,558 inscritos.

El director regional técnico administrativo de Educación de Herrera, Pacífico Chávez, explicó que en los últimos años han cerrado cuatro escuelas por esta condición.

Indicó que el cierre de estos colegios se produce cuando no existe matrícula de niños y, en algunos de los casos, los padres de familia deciden inscribirlos en otros centros.

Aunque para ordenar el cierre de un plantel, primero el equipo de supervisión local debe investigar si verdaderamente se amerita esta decisión, explicó el director regional.

En el caso de los docentes que habían sido asignados a estos centros escolares, se ordena su reubicación.

"En la provincia existen cuatro escuelas que han cerrado en los últimos años, y hubo una que se logró reabrir, ya que los padres habían inscritos a sus estudiantes en otras escuelas porque a veces se quejan de que los docentes de centros pequeños no enseñan bien", señaló.

Sostuvo que hay profesores que han trabajado hasta con dos niños, y no se cierra, pero hay otros con matrícula de 5 a 7 estudiantes.

Este sería el caso de la escuela Peña de Tebario, en la provincia de Los Santos, donde se les imparte clases a solo dos niños.

Para el sociólogo Milciades Pinzón, la disminución en las matrículas guarda relación directa con los problema estructurales que presentan los planteles y produce migración hacia las ciudades y zonas bajas.

Sostuvo que la migración en esta región fue muy fuerte en las décadas del 60 y 70, pero ahora con el próximo censo del 2020 se va a mostrar un descenso en la población o condición estacionaria.

"La población se está marchando de la península, y se nota en el censo; la región se desarrolla en el sector agropecuario, sobre todo en la ganadería, pero esto no retiene a la población, y está el aspecto cultural, donde los jóvenes quieren mudarse a la ciudad para tener mayores facilidades, como las tecnológicas y de recreo, que no se encuentran satisfechas como estimulante de los seres humanos", manifestó.

Sectores afectados

En la provincia de Los Santos se ha producido el mayor número de cierres de colegios, en distritos como Macaracas.

El año pasado se reportó la clausura de las escuelas La Lajita y Loma Blanca, en Llano de Piedras y La Mesa, sectores de Macaracas.

Con estas escuelas, se contabilizan más de 64 centros educativos en los últimos 25 años.

El distrito de Macaracas, en la provincia de Los Santos, ha registrado un descenso significativo de la población, al igual que otros sectores en la región de Azuero, como Pocrí, donde se han cerrado 11 centros escolares. También hay reportes de otras regiones, como Barú, en la provincia de Chiriquí.