Cambios

Modernización en apogeo y urbanidad en extinción

12/7/18 - 12:00 AM
El uso de las expresiones "por favor", "gracias", "permiso". Ceder el paso o el asiento a personas con discapacidad, adultos mayores, mujeres embarazadas… Además, prácticamente nos resistimos a expresar nuestros sentimientos positivos.

  • Ángel Molina | [email protected] |                                             

Apreciando lo que revelan los medios de comunicación acerca de la vida cotidiana en distintas latitudes del mundo, y al constatar ciertas tendencias en el interactuar de los habitantes de nuestro país, da lugar a que lleguemos a esta conclusión: Estamos bajo un silencioso proceso, no espontáneo, en el que es promovida o impulsada la modernización a gran escala.

Simultáneamente, importantes e influyentes sectores de la sociedad llevan a cabo o consienten la promoción de antivalores.

Citamos como sin igual ejemplo, un gran porcentaje de programas que son presentados a través del accesible y deslumbrante medio de comunicación que mantiene importante presencia en los hogares panameños: la televisión.

Esa labor, que llevan a cabo padres y educadores, con el propósito de persuadir a los niños y jóvenes a que renuncien (a) o eviten adoptar posturas o protagonizar prácticas delictivas y perniciosas (para sí y para sus semejantes), es desvirtuada a través de la insistencia con que la mayoría de canales de televisión hacen ver o considerar como bueno, normal o aceptable la delincuencia, el irrespeto, la indecencia….

Da la impresión como si, desde distintos lugares, círculos con capacidad de determinar o fomentar usos y prácticas en el mundo, hubiesen decidido declarar caducidad o vigencia expirada a la urbanidad. "Comportamiento en el trato social caracterizado por la cortesía y la educación" /según su acepción como cortesía/, es el significado de esta expresión poco conocida y/o practicada.

Este fenómeno que se mantiene e incrementa en la sociedad no ocurre solo en las calles, en el transporte selectivo o colectivo, en el tren, en el escenario de interacción laboral o en medio el proceso de enseñanza aprendizaje, sino también (desde) el seno familiar u hogareño.

Han pasado de "moda" excusarnos al cometer una falta o imprudencia (ejemplo: al tropezar a una persona).

El uso de las expresiones "por favor", "gracias", "permiso". Ceder el paso o el asiento a personas con discapacidad, adultos mayores, mujeres embarazadas… Además, prácticamente nos resistimos a expresar nuestros sentimientos positivos.

Sin embargo, actuamos con rapidez (sin sopesar ni meditar) cuando la confusión o la ira invaden nuestro interior, determinando nuestras acciones e impidiendo que actuemos de manera sosegada y equilibrada.

Ante la aludida situación, es aceptable tomar en cuenta los factores internacionales y locales, exógenos al medio hogareño.

No obstante, el hogar y la familia constituyen la base y el factor fundamental para enseñar, con palabras y ejemplos, valores positivos.

¿Tomaremos la decisión de emprender acciones para cambiar este preocupante e incierto rumbo?

Comunicador social.