Romance entre jugador y presidente de club paraguayo termina en guerra

08/2/18 - 09:00 AM
El directivo reconoció que está molesto porque el futbolista lo cambió por su representante.

La historia ha causado revuelo.

  • Redacción/10deportivo                                            

El futbolista  Gabriel Caballero y el presidente del club Rubio Ñu han protagonizado un gran escándalo en Paraguay, luego de que la relación sentimental que mantenían terminara de mala manera.

Al parecer  Antonio González, dirigente del club en mención, se molestó porque Caballero decidió marcharse del equipo.

Producto de ese enojo el ejecutivo subió a redes sociales dos videos, titulados muñeco 1 y 2, en los que además de insultar al futbolista, le recuerda cuáles son las condiciones de su contrato.

"Este es tu contrapase 'Muñeco' ¿O tú qué piensas, que te vas burlar mí? Mira lo que estoy haciendo con tu contrapase, olvídate de jugar al fútbol. Métete tu plata en tu cu..., hijo de mier...", dice furioso el dirigente.

VEA TAMBIÉN: Daniela Ospina cambió a James Rodríguez por un pediatra español
VEA TAMBIÉN: Mariano Rivera y su esposa renuevan los votos en una ostentosa ceremonia realizada en Panamá

González empleó toda clase de calificativos despectivos para referirse a su exjugador.

"Es importante dejar claro que hay una situación crítica  con el jugador Caballero. Este individuo, bandido, estafador vino a este humilde club a llevarse un montón de plata. Hace 15 días quiere su pase y le dije que tiene que pagar su contrapase para irse a otro club. No  tenías donde vivir, encontraste refugio con este viejo. Vete a llorarle a Blatter. Nadie va a remediar eso", expresó el presidente.

La indignación del presidente del club se acentuó porque el futbolista saldría ahora con su representante.

Agregado a las declaraciones, en las redes sociales hay una foto en la que se observa al directivo y al futbolista juntos en una situación comprometedora. Según el diario paraguayo Hoy, esta imagen salió a la luz producto de un método extorsivo para conseguir el pase del jugador.



Más tarde, González reconoció que su enfado se debe a la relación que tenían.

"Vamos a ser sinceros. Es una persona que hace más de dos años estaba conmigo acá en Rubio Ñu. Era una persona especial para mí. Entre paréntesis, y en síntesis, era mi pareja. Y tuvo todos los privilegios, vehículos que nunca pensó en su vida manejar. Manejó Mercedes Benz, Land Cruiser, Prado, Hilux. De repente apareció una vieja loca, y se tuvo que ir del club, porque lo llevó a Mar del Plata. Entonces tuve que tomar la medida para que no entre más al club. Ahí empezó todo", explicó.

El presidente le advirtió al jugador que tuviera cuidado con su nuevo agente porque “es mil veces más celoso que una mujer".