opinion

Sobre la comparsa del entierro en tiempos de pandemia

...las manifestaciones del dolor que antes eran de dominio público, con los entierros esos que implicaban la solidaridad del acompañamiento de los deudos, ya no es ni prudente ni legal, porque se constituye en una clara violación de las medidas sanitarias decretadas.

Arnulfo Arias O. - Publicado:

Todo depende del ojo con el que se mire; y ese antiguo aforismo cobra aún más vigencia hoy, ante la globalización electrónica de las opiniones por medio del internet.

Versión impresa

Así, no consideramos que sea reprochable la forma en la que las personas deciden, al fin, portar su luto, inclusive si involucra zarandear un féretro alegremente por las calles, en un baile ritual incomprensible para la mayoría, pero aceptable dentro del ejercicio de las libertades individuales, consagradas en nuestra Constitución y hasta en la letra superior de los tratados internacionales.

Sin embargo, en las circunstancias actuales, pasear un muerto, por muy querido que sea, implica el alto riesgo de que también se le acompañe en corto tiempo; y acompañando al que se fue, puede que todo el cortejo fúnebre sea también velado en corto plazo después de esas instancias.

El virus COVID-19 es altamente contagioso y, por esa precisa razón, se ha estimado que la prevención radica en el distanciamiento físico y social.

Por mucho que nos hagan falta las reuniones y la interacción con otros, debemos evitar a toda costa tales situaciones.

Igualmente, las manifestaciones del dolor que antes eran de dominio público, con los entierros esos que implicaban la solidaridad del acompañamiento de los deudos, ya no es ni prudente ni legal, porque se constituye en una clara violación de las medidas sanitarias decretadas.

Más allá de las consecuencias de un entierro como el desplegado, y aunque quiera verse como una manifestación clara de cariño y de afecto, debemos ponderar en el alcance de ese tipo de conducta, para la propia sociedad.

Sí estamos en los pasos de un nuevo orden mundial; momentos críticos en los que el individuo debe refrenar impulsos personales, para salvar su propia vida y luego, responsablemente, salvar así también la vida de los demás.

VEA TAMBIÉN: Una cuarentena sin cuaras

La autodeterminación, la templanza, las responsabilidades personales y las colectivas, se constituyen hoy en requisitos que, además de ser impuestos por legislación, constituyen, como nunca antes, una decisión muy personal entre la vida y la muerte del que incumple.

Si esos nuevos factores de responsabilidad y de autorregulación personal fueran solo importantes para el propio individuo, podríamos comprender al fin en la persona la decisión de no cumplirlas; pero vivimos momentos en los que la carga personal de responsabilidad también la lleva la sociedad entera en la que se vive, porque una persona que decide no cuidarse, viola así el derecho de otros de mantener su vida sana y libre de contagio.

Por eso, vemos en ese baile del entierro una irresponsabilidad total que tiene como origen la propia educación cívica de la sociedad en que vivimos.

Hemos fallado todos porque, en estas circunstancias, no se debe condenar a los autores sino al acto en sí; porque los hechos nos reflejan a la par de esas naciones que no avanzan, sino que involucionan, quedando atrás en el progreso de la humanidad.

VER TAMBIÉN: Mi madre y sus doce hijos

Ver lo que pasó, es ver escenas de un Haití, de Angola, de Somalia; son sociedades que, carentes de sustento físico, se pervierten moralmente en su componente colectivo.

Lo que no podemos comprender es cómo, en una nación como la nuestra, con un sistema educativo supuestamente amplio, con un margen de pobreza extrema controlado, con progreso material que se refleja en la famosa infraestructura urbana de su capital, podemos ser testigos de esa enfermedad social de la inconsciencia que, aparentemente, todos hemos ayudado a propiciar por nuestra inercia colectiva y permisividad individual.

Abogado.

Etiquetas
Por si no lo viste
Regístrate para recibir contenido exclusivo
Más Noticias

Opinión El renacer de la Nación del Arcoíris

Nación Violencia en Colón, una herencia preocupante para el nuevo gobierno

Deportes Mbappé se fractura la nariz y jugará con máscara en Eurocopa

Economía Finanzas públicas podrían empezar a mejorar en un año

Opinión Las concentraciones económicas

Sociedad MiBus: La prioridad es poner la mayor cantidad de buses a rodar en las calles

Nación A pesar de críticas, es positivo que Panamá siga en el Parlacen

Economía Agencia de pasaportes en el aeropuerto imprimirá el documento

Deportes Panamá quiere mejorar su propia versión en la Copa América

Nación Supuesta ilegalidad en cesión de contrato de energía en Río Alejandro

Opinión La ruleta de la desgracia

Deportes Panamá repite título en la Copa Los Volcanes de Golf

Variedades Hombres: ¡Cuiden su salud!

Sociedad Desalinizarán agua en isla Taboga para mejorar el servicio

Opinión Impacto del turismo en la sostenibilidad

Deportes Mbappé se fractura la nariz y jugará con máscara en Eurocopa

Deportes Yoel Barcenas: 'Fue un buen partido, faltó meter el gol'

Economía Cubana de Aviación reanuda vuelos entre La Habana y Panamá

Opinión ¿Petro quiere revivir a los muertos porque los vivos no lo quieren?

Economía Monedas de un balboa serán reemplazadas, no sacadas de circulación

Sociedad Visualizar la cultura como un derecho, la ardua tarea de Panamá

Deportes Muere el excampeón mundial de boxeo Enrique 'Maravilla' Pinder

Opinión Ante la ausencia del espíritu armónico

Política Eida Sáiz es designada como viceministra de Economía

Deportes Gonzalo García apunta a cambios para mejorar categorías formativas

Nación Buses para el Casco Antiguo tienen un año en espera de refrendo

Opinión La prioritaria cooperacion multipartidista en la AN

Economía Contraloría: PIB creció 1.7% en el primer trimestre 2024

Nación Segundo trimestre en medio de la transición

Opinión Haití: llama a la acción de todos los caribeños y latinoamericanos

Economía Inflación interanual a mayo en Panamá llega a 1,3%

Nación Toma de posesión de Mulino, la séptima post-invasión

Suscríbete a nuestra página en Facebook