opinion

Entre pestes y guerra

En el origen mismo de las palabras se encuentra, a veces, la historia significativa que las llevó a ser bautizadas por el hombre.

Arnulfo Arias O. | opinion@epasa.com | - Actualizado:

Entre pestes y guerra

En los albores de este siglo XXI hemos sido testigos de eventos que, por los mecanismos de defensa natural del hombre, sabemos relegar en el olvido con el paso de los años. Seguramente en cinco años quedarán agazapados en las sombras los recuerdos de la pandemia, sin que eso constituya propiamente indiferencia hacia el sufrimiento generalizado, que fue el mismo para todos, pero solo que en escalas diferentes de dolor y en grados distintos de resignación.

Versión impresa

Está enquistada en la psiquis del humano, y tal vez de todo ser viviente, la capacidad de ponerle espesas capas de olvido a los incidentes del pasado que nos trauman, que nos persiguen silentes y que afloran luego solo en medio de los sueños o de las pesadillas, como atormentando por momentos ya, como si perdieran con los años su virtud y su resonancia, su capacidad real de esclavizarnos en el miedo. Así ha sido el covid-19. Poco a poco iremos sepultando lo pasado, encasquetándolo en un féretro, y visitaremos el difunto ese con la misma frecuencia con la que solemos visitar a nuestros propios muertos, salvo raras excepciones. No llamemos a eso indolencia, ni abandono de la precaución, sino más bien la materia prima de la resiliencia humana.

Si siempre, y en todo momento, mantuviéramos ardiendo en luminosidad los traumas del pasado, como velas que se elevan y que serpentean en un sombrío altar, jamás podríamos verdaderamente superarlos. Llámelo usted como usted quiera; Dios o Providencia o Darwinismo. La verdad es que hemos sido concedidos con esa rara cualidad que nos permite superar las cosas del pasado poniendo sobre ellas una losa, recordándolas de vez en cuando al colocarles una flor cortada que también marchitará, para que no crezcan las raíces mismas del dolor insuperable en nuestras mentes, para que nos ocupemos hoy, con inquietud pero sin prisa, de las cosas del mañana y solo en la medida que debemos ocuparnos; ocuparnos, no preocuparnos, porque son palabras que ni se escriben igual ni significan lo mismo.

En el origen mismo de las palabras se encuentra, a veces, la historia significativa que las llevó a ser bautizadas por el hombre. Ocuparse es precisamente consumir el tiempo en la energía y en la tarea que ante nosotros se despliega. Por el contrario, preocuparse es anticipar que esa tarea saldrá del todo mal o que la tarea que aun no ha llegado ante nosotros deberá ocupar gran parte de lo que hoy hacemos y en lo que deberíamos concentrarnos. ¿Cómo podríamos superar los malos pasos, los dolores, las desilusiones y los traumas si no viniera hasta nosotros esa mencionada cualidad o capacidad de olvido, que se asienta sobre las marcadas huellas de los traumas y las borra casi por completo, como una marea que barre suavemente las arenas y sus cicatrices, una y otra y otra vez?

Estamos hoy dejando atrás la peste que ha sufrido el mundo, a la que los científicos modernos quisieron bautizar como covid-19, pero igual fue peste; ni más ni menos que la Gripe Española, que las epidemias de cólera, que la Plaga Bubónica, en tiempos de Giovanni Boccaccio o que la Plaga Antonina, que cobró la vida del propio Marco Aurelio, que estuvo llamado a erradicarla en esos tiempos. Al igual que esa peste que está por declinar, también se quedará tatuada en la experiencia colectiva el evento bélico de Ucrania, que amenaza siempre con la sombra de escalar e incide en alguna forma u otra en la vida de la población del mundo.

Todo lo anterior nos indica que por lo menos la prudencia debería quedar como secuela de los grandes males, y de los menores, para que no se guarden meramente como libros cuya carátula sea lo único que uno se lea. Recordemos siempre la fragilidad del ser humano, y en esta era de calmantes y de supresores químicos del sufrimiento y del dolor, tengamos muy presente, al menos, que existen amenazas sin clasificar para la raza humana, así como los megalómanos hambrientos de poder, armados con cabezas nucleares y con seguidores que no piensan, con capacidad de llevar una fogata simple hacia un incendio de violencia y de crueldad inusitada.

Etiquetas
Por si no lo viste
Regístrate para recibir contenido exclusivo
Más Noticias

Política 'Asamblea Nacional será una organización transparente'

Variedades Agenda cultural: Cine, arte y música

Opinión El nuevo gobierno y el camino a la excelencia del Registro de Naves de Panamá

Deportes Panamá sueña con una proeza ante Uruguay en Copa América

Política Jorge Ábrego y Simón Henríquez son nominados para dirigir la ATTT

Aldea global Sector construcción se prepara para enfrentar efectos del cambio climático

Variedades Consejos para proteger su Wi-Fi

Opinión Fiscales y archivos de carpetillas

Deportes Perú busca escribir otra historia ante Chile

Economía Falta de infraestructuras prolonga crisis de agua en el Canal

Provincias Levantan secuestro judicial sobre Feria de La Chorrera

La columna de doña Perla La columna de Doña Perla

Deportes Julián y Lautaro prolongan la felicidad de Argentina y Messi

Economía Solís: 'Salud de economía panameña es una de las mejores del continente'

Opinión Deportación y expulsión de extranjeros con hijos

Sociedad Arrendamientos aumentan en primeros meses de 2024

Deportes España avanza a octavos; Inglaterra logra resistir en la Eurocopa

Sociedad 'Atender al que cruza la selva no es un imán para la migración'

Variedades 'Black Barbie', un documental que tomó 13 años

Opinión Cómo las empresas pueden navegar en un entorno sin cookies

Política Ábrego, nominada a subdirectora de Panamá Compras; Peláez para dirigir ProPanamá

Política Designan a Alberto Ortega como gerente del Banco Hipotecario Nacional

Variedades ¿Cómo ser niño o niña guía en el Museo del Canal?

Deportes Fernando Martínez va por el invicto de Jonathan Miniel en 'Boxeo del Patio'

Provincias Arraiján: en diez años no se invirtió en desarrollo social

Variedades Japanese fue internado en un geriátrico

La columna de doña Perla La columna de Doña Perla

Deportes Jaime Penedo, claro sobre su rol en Pandeportes

Aldea global Chimpancés salvajes comen plantas medicinales para tratar heridas

Provincias Policías cierran vía Interamericana, ¡exigen dineros adeudados!

Deportes Eric Davis advierte que darán la vida ante Uruguay

Variedades Kathy Phillips le dio la bienvenida a su segundo amor

Suscríbete a nuestra página en Facebook