sociedad

Las 'pullas' se han convertido en el alma del Carnaval, pero tienen que pasar por comité de censura

Las tonadas son coplas jocosas y espinosas que se cruzan como dardos envenenados entre las tunas. Pero ¿cómo hacen para que las tonadas sean tan reveladoras?

Miriam Lasso - Actualizado:

Las reinas salen a enfrentar las pullas en los culecos y paseos nocturnos.

A pesar de las restricciones dictadas por el Ministerio de Salud (Minsa) para contrarrestar los contagios de la covid-19,  la burla, la farsa y la rivalidad resonarán en los seguidores tanto de Calle Arriba y Calle Abajo.

Versión impresa

Muchos han desempolvado las tonadas de carnavales anteriores y desde sus casas seguirán tirando sus pullas a las "monas, chihuahuas, cacicas, tuertas, enanas y bizcas" de Calle Arriba de Las Tablas, y sin duda, "la cuerpo de gelatina y cabeza de buey" le responderán a la de Calle Abajo de Las Tablas. 

Las tonadas son el alma del Carnaval, son coplas jocosas y espinosas que se cruzan como dardos envenenados entre las tunas. Pero ¿cómo hacen para que las tonadas sean tan reveladoras?

"Se trata de un trabajo de seguimiento a la reina y sus familiares, a los directivos y a los miembros activos de cada tuna, únicos blancos de las coplas, donde buscan mofarse de las novedades o situaciones morales, económicas o sociales que enfrentan a lo largo del año, defectos físicos, y problemas de las calles contrarias", detalló Isaías Bravo, de la tuna de la Calle Arriba de Capira, en Panamá Oeste, un pueblo que por 41 años ha celebrado la festividad del rey Momo.

Sin embargo, pese a la agresividad de sus letras, que puede rayar en un golpe a la moral y a las buenas costumbres de quien las recibe, las mismas están sujetas a revisión y censura, bien sea, por las autoridades locales, por juntas de censura o por las propias directivas de las tunas.

En el caso de Capira, la alcaldía emite un decreto que regula todo lo relacionado al Carnaval, entre ellos las tonadas que pasan por una junta de censura donde participa el alcalde y miembros de ambas tunas, explicó Bravo.

Bravo sostiene que el único objetivo de las tonadas es mofarse de las desgracias de la tuna contraria para propiciar una rivalidad sana, cuya única motivación es divertir a los locales y visitantes.

Con esto coincide el alcalde del distrito de Los Santos, Maximiliano Amaya, quien es el responsable de garantizar el orden y la seguridad de los visitantes al parque Simón Bolívar de La Villa de Los Santos, donde se reúnen cada año cerca de 25 mil personas durante la festividad.

VEA TAMBIÉN: Polémica por bolsas solidarias entre representante del Guabo y el enlace presidencial para las costas en Colón

En La Villa de Los Santos es la Junta Central de Carnaval, liderada también por el alcalde, la responsable de revisar, dar lectura y aplicar la censura a los contenidos de las tonadas, un mes antes de iniciar las prácticas.

El objetivo, según Amaya, es garantizar que se maneje un léxico aceptable en la redacción de las tonadas para que no afecte, de forma directa, a quien se les cantan, sino de una forma burlesca o chistosa y evitar que sean vulgares.

Para hacer cumplir este compromiso, el personal municipal participa de las prácticas, con letra en mano, y el incumplimiento se sanciona con multas que van desde los $500 hasta los mil dólares, y la detención por los días del Carnaval, en caso de reincidencia.

Son entre siete y ocho tonadas que se aprueban por tuna, tanto en el distrito de Capira, en Panamá Oeste, como en La Villa de Los Santos.

VEA TAMBIÉN: El Mides ha cerrado ocho albergues de menores en los últimos 16 meses

Amaya recordó que el Carnaval es una festividad familiar, donde participan menores de edad, por lo cual es de estricto cumplimiento las normas establecidas para las tonadas.

Contrario a Capira y a La Villa de Los Santos, en Las Tablas rige la autorregulación. Son las tunas las encargadas de velar porque el contenido no sea soez, detalla Jorge Berbey.

Tunas como la Calle Arriba de Las Tablas son conscientes de que estas canciones son de acceso público en las plataformas digitales, son reproducidas por empresas privadas y muchos niños también las cantan, sostiene.

No obstante, Berbey deja claro que pese a que las tonadas pasan por la revisión de las juntas directivas, las tunas no siempre pueden controlar las transformaciones que el público les da en el camino.

"También me contó un paisano, conozco al padre muy bien, un viejo cabeza e' coco que los corretea la ley", reza una tonada.

En Las Tablas rige aquel dicho "Pueblo chico, infierno grande", cuando a tonadas se refiere. Es un pueblo pequeño donde todo el mundo se conoce y la información fluye con gran facilidad, destaca Berbey, quien tiene un poco más de 30 años de vivir el Carnaval tableño.

VEA TAMBIÉN: Más de un millón de panameños militan en partidos políticos

"Es una tradición que se ha cultivado con más de 200 años de celebración y es lo que le da el picante característico a la celebración, sin reñir con la hermandad de un pueblo", afirma.

Berbey señala que las tonadas llegaron antes que las murgas a los Carnavales, cuando las tunas salían con caja y tambor, e igual que todo, evolucionaron y hoy día incluyen diferentes ritmos de tamborito, merengue, salsa, canciones cuna, juego de rondas y hasta música electrónica.

"Ser tableño o tener el vínculo con Las Tablas y no entender que es una fiesta, una farsa, una diversión y una tradición, es ir en contra de la identidad del pueblo de Las Tablas", advierte Berbey.

En Las Tablas se componen entre 9 y 11 tonadas por tunas, y es el público que define cuál de las dos tunas imprimió más alegría en el parque Belisario Porras.

Etiquetas
Por si no lo viste
Regístrate para recibir contenido exclusivo
Más Noticias

Variedades Japanese fue internado en un geriátrico

Variedades 'Black Barbie', un documental que tomó 13 años

Deportes Fernando Martínez va por el invicto de Jonathan Miniel en 'Boxeo del Patio'

Sociedad Más de 185,000 migrantes han cruzado la selva del Darién

Sociedad Billeteros, afectados por lotería clandestina y electrónica

Variedades ¿Cómo ser niño o niña guía en el Museo del Canal?

Deportes Jaime Penedo, claro sobre su rol en Pandeportes

Economía Henry Faarup liderará la construcción del Tren David - Panamá

Opinión Deportación y expulsión de extranjeros con hijos

La columna de doña Perla La columna de Doña Perla

Judicial Migración irregular, negocio lucrativo para el crimen organizado

Deportes Félix 'Chinito' Montenegro listo para el colombiano Alarcón

Política Jorge Ábrego y Simón Henríquez son nominados para dirigir la ATTT

Deportes Autódromo Panamá recibe un evento 'nunca antes visto en la región'

Sociedad Ordenan suspensión provisional de carretera que afecta Sierra Llorona

Variedades Ángela Aguilar y sus escándalos

Opinión Cómo las empresas pueden navegar en un entorno sin cookies

Política Designan a Alberto Ortega como gerente del Banco Hipotecario Nacional

Deportes Alemania vive la euforia con goles de Musiala y Gündogan

Economía DGI: Ingresos tributarios superan cifra de los últimos diez años

Variedades Sari Holland y sus obras que nacieron durante la pandemia

Opinión El renacer de la Nación del Arcoíris

Sociedad Alerta por dos casos positivos de rabia en bovinos en Panamá Oeste

Economía Feria de Artesanías impulsa la economía de los artesanos

Deportes Harold Cummings desiste jugar la Copa América

La columna de doña Perla La columna de Doña Perla

Opinión Las concentraciones económicas

Provincias Policías cierran vía Interamericana, ¡exigen dineros adeudados!

Nación De Saint Malo sale a la venta de activos por 15 millones de dólares

Deportes Ángel Bethancourt, listo para la guerra ante Roberto Reyes

Variedades Campaña sobre embarazo adolescente en Panamá compite en ACT en Cannes

Provincias Pistolero acaba con la vida de un colombiano en una de las calles de Colón

Suscríbete a nuestra página en Facebook