Aumento de precios diluye ajuste del salario mínimo

03/4/18 - 12:00 AM
En los últimos años, la pérdida del poder adquisitivo del panameño se ha ubicado en un 40%, lo que ha generado una baja en la economía.

  • Yessika Valdés | [email protected] | @kasseyv                                            

Tres meses después de que se anunciara un ajuste al salario mínimo, los distintos aumentos en el costo de la vida han anulado este beneficio a más de 200 mil trabajadores en todo el país.'

35%


era la propuesta de un ajuste al salario mínimo de los trabajadores.

$303


es el costo de la canasta básica, de acuerdo con el Ministerio de Economía y Finanzas.

Esta situación también ha impactado a un 40% de los empleados que no se benefician de ese ajuste y ven como día a día los productos alimenticios y los servicios aumentan sostenidamente.

Datos del Ministerio de Economía y Finanzas detallan que el costo de la canasta básica para el mes de enero tiene un valor de $303.24, un 0.18% más que en diciembre de 2017, mientras que la del resto del área urbana del país se ubicó en $277.45.

Eduardo Gil, quien participó en la mesa de negociación de la Comisión de Salario Mínimo, aseveró que ese ajuste de 6.5% para la gran empresa y 4.5% para la pequeña no ha permitido que el panameño se recupere de la pérdida del poder adquisitivo.

En los últimos años, la pérdida del poder adquisitivo del panameño está en un 40%, lo que ha generado una baja en la economía.

De acuerdo con Gil, el indicador del producto interno bruto y la inflación no son suficientes para verificar las necesidades reales de los trabajadores, lo que produce una reducción en la capacidad de consumo y afecta el desarrollo de la economía nacional.

"Mientras más tiempo pase y los empresarios y el Gobierno Nacional no se pongan de acuerdo en que es necesario hacer un ajuste real, de acuerdo al poder adquisitivo de los trabajadores, ese 40% de pérdida en consumo se irá incrementando", manifestó.

Según el dirigente sindical, hace una década, los salarios eran más bajos, pero la capacidad de compra de los trabajadores era superior a lo que hoy día se registra.

Recordó que la propuesta de los trabajadores consistía en un aumento de entre un 35% y un 40%, dependiendo de la actividad, sin embargo, solo se logró un 6.5%, lo que dejó una brecha que seguirá aumentando con los años.

"El problema de la política económica en Panamá es que está basada en una estrategia de bajo costo de la mano de obra y en ese sentido no podemos ser competitivos, sobre todo porque hay países de la región con salarios más bajos que el nuestro", señaló Gil.

"Nuestra estrategia no puede ir enmarcada en adoptar una mano de obra barata, sino en fortalecer del mercado interno, y eso se logra aumentando el consumo de los trabajadores y, por ende, incrementando los salarios", agregó.

Por su parte, los empresarios prevén que este año se mantengan los despidos y, en el peor de los casos, se dé incluso el cierre de empresas, tras el ajuste del salario mínimo.

Sin embargo, esta teoría no es compartida por los economistas y consumidores, quienes aseguran que el ajuste no ha sido significativo y que los trabajadores son los que siguen perdiendo su poder adquisitivo.

La economista Maribel Gordón manifestó que para que el ajuste al salario mínimo sea efectivo, tiene que ir acompañado con medidas complementarias que tienen que ver con los precios de los bienes y servicios necesarios.

"En los últimos meses, el precio de productos esenciales en la canasta básica como las frutas y los vegetales se ha incrementado, al igual que el costo del combustible y otros servicios básicos", dijo.

Por su parte, el presidente del Instituto Panameño de Derecho de Consumidores y Usuarios, Giovanni Fletcher, coincide con Gordón, y agregó que el ajuste no ha sido favorable para los trabajadores.

Tras el último ajuste, el salario mínimo promedio es de 580 dólares. En el país existen 34 salarios mínimos y 104 subdivisiones salariales por actividades económicas, tamaño de empresas y profesiones.