opinion

Okúpate de tu vida

...las facilidades que da entrar a habitar una vivienda sin costo, han invadido terreno privado para plantar la bandera de sus supuestos derechos a tener un techo y alegando una solidaridad mal entendida.

Alonso Correa - Publicado:

Una casa okupa en Navarra, España. Los okupa son las personas que se cuelan en viviendas ajenas sin el debido permiso de su legítimo dueño. Foto: EFE.

Okupa, término despectivo que se refiere a la o las personas que se cuelan en viviendas ajenas sin el debido permiso de su legítimo dueño. La ocupación ilegal de viviendas privadas en España está convirtiéndose en un verdadero martirio para la ciudadanía trabajadora. Este problema ha saltado la valla monetaria, ha pasado de la entrada forzada a casas embargadas por los bancos a la usura de viviendas a familias de clase media. 

Versión impresa

“Si tiene algún problema, póngase en contacto con su abogado y yo me pondré en contacto con el mio”..Palabras textuales de la que puede ser la okupa más famosa de España hoy en día. Es que el robo de propiedad privada está aumentando de manera grave en la península ibérica. En este año, 2020, han aumentado los casos diarios a más de 40. Dando como resultado un aproximado de 1240 casos de hurto propietario al mes.

Usted no tiene legitimidad para desahuciarnos.” Lo peor de este asunto, y para desgracia de los dueños afectados, es que ella tiene razón. La ley los protege, los apoya y los ampara. A tal nivel ha llegado esta locura que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha utilizado los medios públicos para compartir videos con instructivos de cómo realizar la ocupación ilegal de una vivienda.

Del otro lado del charco no estamos exentos de este tipo de robo. Hemos podido ver que ciertos individuos movidos por las facilidades que da entrar a habitar una vivienda sin costo, han invadido terreno privado para plantar la bandera de sus supuestos derechos a tener un techo y alegando una solidaridad mal entendida. Solidaridad de la que solo ellos pueden ser receptores. Los dueños originales de sus nuevas moradas deben ser los que carguen con todas las consecuencias de los actos de estos ocupantes.

Pero, al contrario de lo que sucede en el viejo continente, en esta tierra americana aún se valora el esfuerzo y la propiedad privada. A los conquistadores de lo ajeno ya se les ha avisado de que sus actos son ilegítimos y que tendrán consecuencias. Y es que aquí, a un océano de distancia de la locura comunal europea, se conoce el valor del trabajo, se sabe el esfuerzo que se necesita para conseguir una posesión y no se perdona la vagancia, ni el robo.

Este problema viene dado por la idea maniqueísta del “pobre bueno, rico malo”. La estúpida idea impulsada por la izquierda radical que vela por los pseudoderechos de los delincuentes. Y es la envidia lo que alimenta esta idea, la envidia de no lograr lo que los otros han logrado, de no llegar donde sus sueños los habían puesto. Son los celos del triunfo del esfuerzo lo que hace que los gandules busquen comodidad en el pillaje del capital privado.

Y, por fortuna, ya los europeos están empezando a abrir los ojos, el clamor del altruismo moderno se está disolviendo y la entrada en vigor de los derechos principales se está fortaleciendo. Los responsables de esta derrota en la batalla cultural han sido los mismos que apoyaban el obsequio de los frutos del esfuerzo a los holgazanes. Fue su gran insensibilidad y ceguera ante los abusos cometidos contra propietarios, lo que ha llevado a la mayoría de la sociedad a ponerse en su contra.

Se ha podido ver el nacimiento de empresas especializadas en el desalojo de los okupas y la devolución de la casa a su respectivo dueño. No sería extraño que, de seguir dándose casos en América, esta clase de organizaciones cruzasen de continente para ponerse al servicio de los caseros en riesgo de perder sus inmuebles.

VEA TAMBIÉN: Las adicciones en época de pandemia

 

Estudiante panameño en España.

Etiquetas
Por si no lo viste
Regístrate para recibir contenido exclusivo
Más Noticias

Opinión Desafíos del turismo istmeño

Nación Celeridad y omisión imperan en caso RM

Judicial Presunto femicidio e intento de suicidio en la 24 de Diciembre

Sociedad Las emociones van a la escuela

Sociedad La CSS no obedece a la DGCP e impone el servicio de incineración

Opinión ¿Por qué eso de cuaresma?

Deportes José Fajardo con buen inicio; Abdiel Ayarza no perdona

Economía Ruta por tierra no es competencia para el Canal de Panamá

Nación Voto joven será decisivo en elecciones del 5 de mayo

Deportes Maximilien Vanicatte gana Reto Del Indio: 'Este año fue más difícil'

Opinión Soberanía Energética

Judicial Faltan resolver varios recursos para que condena esté en firme

Economía ¿De dónde saldrán los fondos para megaobras?

Deportes Primera Válida de Aceleración en Capira

Opinión Heridas abiertas en el corazón del mundo

Judicial Rodríguez pide a Leblanc que proteja sus derechos humanos

Sociedad Panamá no atiende la educación como tema de Estado

Deportes Montijo, listo para la carrera Buena Vista Sur Trail 2024

Mundo Hutíes amenazan con seguir hundiendo barcos en el Mar Rojo

Opinión ¿Francia y Panamá mismo índice de seguridad?

Sociedad Inician las clases 2024: ¿Cómo se preparó el Meduca?

Deportes Presidente de Fepafut: Las disculpas tras incidente con Marta Cox

Deportes Umecit, protagonista en el Apertura 2024 de la LPF

Variedades ¿Cansado de los mosquitos?, hay plantas que los ahuyentan

Sociedad Deportan a 784 de extranjeros por no cumplir requisitos migratorios

Sociedad La NASA mostró abundantes puntos de calor en Panamá

Deportes Shohei Ohtani, efecto multimillonario para la MLB en Asia

Provincias Sequía obliga a bajar en un 50% producción de agua en Chame

Política Fórmula Martinelli- Mulino promete Metro hasta La Chorrera

Variedades Kenny y Kiara llegan a sus 15 años

Deportes Luka Doncic, una perla que sigue creciendo en la NBA

Tecnología Lugares donde nunca hay que poner el router

Suscríbete a nuestra página en Facebook