opinion

Sobre la gran conciliación política

La verdad es que a todos nos ha caído un poco mal. La situación actual requiere claridad de pensamiento, objetivos claros, metas colectivas y, sobre todo, sobriedad, por parte del Estado y sobriedad por parte de la sociedad entera.

Arnulfo Arias O. | opinion@epasa.com | - Actualizado:

Sobre la gran conciliación política

Puedo entender, y hasta apoyar, iniciativas encaminadas a elevar las tradiciones nacionales, que revisten algunas solemnidades necesarias; como la elección de la nueva Junta Directiva de la Asamblea Nacional.

Versión impresa

No encontramos nada que objetar a ese tipo de actos protocolares, que dicta hasta la propia Constitución; pero nuestra Carta Magna no obliga a que las solemnidades rayen en el umbral del lujo y de la ostentosidad; ¿por qué no pueden estos actos limitarse a actividades sobrias, de las que ninguno de nosotros tiene en realidad que conocer, de las que se llevan a cabo sin meriendas y licores ofensivos que se hacen una afrenta para las necesidades colectivas que hoy viven grandes porciones de nuestra nación? ¿Era necesario, me pregunto yo, hacerse vestir de costosos trajes blancos, al unísono, en momentos en que debería realmente la conciencia nacional estar de luto por los momentos tan difíciles que se han tenido que pasar y que no se han superado todavía?; ¿era necesario, nos preguntaremos todos, hacer despliegue de ornamentos, de licores caros y de intemperancia en esas cosas de este mundo?

La verdad es que a todos nos ha caído un poco mal. La situación actual requiere claridad de pensamiento, objetivos claros, metas colectivas y, sobre todo, sobriedad, por parte del Estado y sobriedad por parte de la sociedad entera. ¿Se deja, acaso, de ser ciudadano, cuando se ocupa un cargo público? Esa escisión entre el oficialismo, oposición, indecisos e indolentes, crea al fin un surco prolongado en la faz de la nación, tan largo, tan profundo y tan costoso como la misma obra que debiera unirnos al unísono: nuestro Canal.

La falta de visión común está causando entre nosotros claras islas de intereses personales que se elevan por encima de los intereses públicos; y ese amalgamiento de sectores de manera aislada no es producto ni de los políticos, ni de la clase empresarial, ni de la clase trabajadora (formal e informal), sino de todos, que comenzamos a ver pequeñas sendas de la vida ante nosotros y, por mera inercia, decidimos caminarlas; a veces, ni siquiera caminamos por esas sendas, sino que nos arrastran lentamente, como pequeños tributarios de una gran corriente, todas pretendiendo un curso aislado, sin tener sospecha alguna de que el desenlace será igual y será único para todas las corrientes y que la desembocadura es una para todos, al final.

Debemos compactar, entonces, ese pensamiento nacional, no pensando en lo que hacemos actualmente como individuos sino en lo que será ese resultado final si no identificamos esos intereses nacionales que nos corresponden dentro de una única cadena en el destino nacional. Me pregunto yo si no sería esa la finalidad objetiva, impersonal, de todos los partidos políticos, de todas las asociaciones y los gremios; en vez de dividirse en protección de beneficios propios, podrían multiplicarse en intereses nacionales. La sociedad entera es una fibra. Ese criminal que ha cometido algún delito cruel y formidable fue alguna vez un inocente niño, que reclamaba de la sociedad esa atención certera y ese rumbo que lo llevaría por otras sendas; el menor desamparado, que va creciendo sin la luz y guía de una educación desde su hogar, desde la sociedad y bajo la supervisión de instituciones duraderas en el tiempo, puede errar en su camino y el castigo posterior ya no será una retribución para la sociedad, sino la obra en la que se reflejarán las culpas en que todos, absolutamente, hemos tenido parte. Por eso, no prestemos atención a esos discursos áridos que se reflejan en las cifras y estadísticas, que parten intenciones de voto, en vez de unificarlas, que hieren y no sanan. Hoy por hoy se busca y se requiere de una gran conciliación, en un espíritu de lucha unida, un deponer de aquellas armas que dividen a la sociedad.

Etiquetas
Por si no lo viste
Regístrate para recibir contenido exclusivo
Más Noticias

Sociedad CSS: Discusión de proyecto de ley podría iniciar en 20 días

Política Nombran a José Simpson Polo ministro de la Presidencia

Variedades Perros rescatistas viajan a Turquía para brindar apoyo

Opinión Sobre un presidente joven

Deportes Patrick Mahomes, guerrero y líder de los Chiefs

Política ACP aclara sobre posible tránsito de buques militares iraní

Variedades Verano: ¡Ojo con la hidratación!

Deportes Lowy, Miguel y Marrecau ganan en torneo de vela

Sociedad Erradicar barreras en los aprendizajes: ¿cómo avanza Panamá?

Variedades ¿Gerard Piqué llegó a humillar a Shakira?

Sociedad Leblanc pide revisar estudio sobre Escuela Profesional

La columna de doña Perla La columna de Doña Perla

Deportes 'Vaqueros' de Panamá Oeste favoritos ante Chiriquí en semifinales

Economía Informalidad lastra el mercado laboral de América Latina

Deportes Delegación panameña, lista para competencia de salto

Mundo Elevan a 5 mil las muertes en Turquía y Siria por sismos

Sociedad Diálogo por la CSS: gremios ponen cartas sobre la mesa

Política 'Vendrán mejores días para Panamá en 2024', asegura Ricardo Martinelli

Política Aspiración reelecionista de Carrizo representa un 'retroceso democrático'

Variedades Pablo Montero: Acusan al cantante de presunto abuso sexual

Variedades Perros rescatistas viajan a Turquía para brindar apoyo

Suscríbete a nuestra página en Facebook