opinion

La razón y la verdad: crucificadas

Toda persona, que se niega a ser inoculada, tiene el derecho, también, a que el médico o doctor tratante le presente cuáles son las opciones ante la no inoculación. En Panamá, nada de esto ha sucedido.

Silvio Guerra Morales - Publicado:

Para los defensores, a ciegas, de las vacunas, el último argumento ha sido el sostener que las personas que no nos hemos vacunado somos quienes contagiamos. Foto: EFE.

Cuántas mentiras se vienen diciendo en el país por parte de los defensores, a ultranza, de las vacunas contra la Covid-19. Sin argumentos ni posibilidad alguna de convencer por medio del razonamiento y la lógica, se hacen de discursos caracterizados por el pánico y el terror, de miedos y de muerte.

Versión impresa

La población, parte de ella, ha recurrido obedientemente a la vacunación de la tercera dosis. Se trata de un alto sector que no se ha informado, pero que tampoco ha recurrido a hacerse de la información veraz y fidedigna proveniente de amplios sectores, científicos y profesionales, alrededor del mundo, que con objetividad científica, apegados a la verdad y a la ciencia, nos han explicado que las vacunas contienen grafeno y que este material es altamente nocivo a la salud. O tal vez, quizá, han conocido la información y, como es su derecho, comprensible y legítimo, han optado por creerle a la vacuna contra la Covid-19.

Pero, he allí el quid jus. Si ese derecho a vacunarse, optativo por cierto, se respeta y se entiende en su máxima expresión, ¿por qué entonces, del mismo modo y en reciprocidad de comprensiones lógicas, no se respeta el derecho de las personas que no hemos querido inocularnos, siendo ese derecho representativo de la autonomía de la voluntad?

Desde el Juicio de Núremberg quedó claro, así razonado y aceptado por las naciones del mundo, que toda intervención médica en el cuerpo de las personas, tiene, de modo ineludible e inobjetable, que pasar lectura rigurosa por el derecho del paciente o potencial paciente, al prestar su consentimiento, previo a toda intervención, invasiva o no.

Ese consentimiento, ha sido escrito y así ha quedado, casi en lapidaria frase, debe ser previo, libre, informado y consentido. Toda persona, que se niega a ser inoculada, tiene el derecho, también, a que el médico o doctor tratante le presente cuáles son las opciones ante la no inoculación.

En Panamá, nada de esto ha sucedido. A como tampoco ha acontecido que el Minsa dé seguimiento alguno a las personas que se inoculan para poder determinar y conocer de los efectos adversos colaterales. Para colmo, ni siquiera se realizan las autopsias, siendo este un derecho de los familiares o parientes con el poder de decidirlo, a conocer la real y verdadera causa de muerte de una persona.

Para los defensores, a ciegas, de las vacunas, el último argumento (Insertos algunos de ellos en el enorme y multimillonario negociado de las Big Pharma, lo cual ha sido catalogado por no pocos economistas y hombres de ciencia, como la gran mentira y estafa mundial), ha sido el sostener que las personas que no nos hemos vacunado somos quienes contagiamos.

Por cierto, este argumento es indigno, inhumano, nazi, nefasto, ilógico, irreal, por cuanto se cae de su propio contenido y peso, sin dejar de ser inmoral, indecente y antiético.

VEA TAMBIÉN: El desenfreno juvenil nos saldrá muy caro a todos los panameños

La razón y la verdad han sido excomulgadas de todo juicio. Y digo "juicio", no tan solo para referirme a las cuestiones propias de los juzgamientos, sino a la palabra en cuanto hace relación a "análisis", "apreciación", "criterios", "opiniones", "pareceres", "dictámenes", etc.

El facilismo, por no decir la irresponsabilidad y falta de seriedad con que se expresan opiniones y criterios, ha venido a ser la tónica de nuestros tiempos, de nuestros días. ¿Se ha dado acaso la Rebelión de las Masas a las que se refería Don José Ortega y Gasset? No lo creo, las masas al parecer duermen.

El tiempo que nos toca vivir, como corolario, no es nada fácil. Menos para nuestros hijos. Es en ellos en quienes debemos pensar, pues es esta la real y verdadera razón, plausible y justificante, para mesurar nuestros criterios y pensamientos al momento de opinar, máxime cuando se trata de asuntos tan relevantes como es el tema de la salud de nuestros congéneres y la propia.

No tengo duda alguna en sostener que cada generación que precede es la que condiciona a la que la prosigue, en tiempo y en espacio. Somos responsables del mañana de nuestros hijos y ellos, a su vez, lo serán de los suyos.

En esto hay un alto grado de responsabilidad, no tan solo familiar sino también espiritual. La herencia genética condiciona nuestros genotipos, pero el fenotipo condiciona también nuestros comportamientos y conductas sociales e intrafamiliares.

La educación y la cultura, el estudio y la disciplina, la moral y la ética son variables que nos hacen mejor. De allí la importancia de mantener, en nuestras hojas de vida, un catálogo de principios y de valores familiares, sociales, profesionales, espirituales, individuales, etc.

¡Dios bendiga a la Patria!

Abogado.

Etiquetas
Por si no lo viste
Regístrate para recibir contenido exclusivo
Más Noticias

Opinión El mal es un entimema, el bien es un absoluto

Variedades Jugadores de 'Qatar 2022': Esposas y novias más populares

Deportes Brasil podría tener rotación; Portugal quiere el primer lugar de su grupo

Judicial Zuleyka Moore: Una funcionaria 'nefasta' y que le hace daño al Ministerio Público

Deportes Panameños se afilan para la Vuelta Ciclística Internacional a Costa Rica

Economía Colón exportará pepino de mar, una respuesta al agotamiento por sobrepesca

Opinión ¿Transparencia o corrupción?

La columna de doña Perla La columna de Doña Perla

Nación Proliferación de ratas pone en riesgo la salud

Deportes Tumba gigantes y decepción alemana

Deportes Sergio Arias de Costa Rica, nuevo líder del giro chiricano

Mundo Asesinan al director de cárcel de Ecuador intervenida tras masacres de presos

Economía Trabajadores de Justo & Bueno denuncian injusticias en su contra

Deportes Luis Enrique, sin nada que celebrar

Opinión El rudo tránsito al Nuevo Orden Mundial

Judicial Autorizan presentar proyecto de ley que aumenta pena de prisión por homicidio simple

Deportes Japón va contra Croacia y España se medirá ante Marruecos en octavos de final

Economía Aprueban extender por 10 años más contrato administrativo entre la ATTT y Transporte Masivo

Judicial ¡Preocupante! Un 22% de los migrantes que han pasado por Darién son menores de edad

Variedades Shakira y Piqué firman el acuerdo sobre sus hijos

Deportes Alemania no estará en los octavos de final por segundo Mundial consecutivo

Economía Sitios de apuestas tienen tarea que cumplir para la prevención de la ludopatía

Deportes Croacia avanza, Bélgica decepciona y Marruecos pasa a octavos como líder del Grupo F

Economía ¡Terror en Justo & Bueno! Trabajadores denuncian el calvario que tuvieron que soportar

Política Rómulo Roux se aferra a la presidencia de CD violando estatutos

Sociedad Google dedica doodle al Día del Maestro panameño

Economía Gobierno pagará $58 millones en décimo tercer mes a funcionarios el próximo lunes

Sociedad ¡Atención! Panamá tiene más de 22 mil personas que viven con VIH

Judicial Panamá ayudó a desmantelar el supercártel de los señores de la droga

Variedades Shakira y Piqué firman el acuerdo sobre sus hijos

Aldea global Premian liderazgo local en la conservación de la naturaleza

Sociedad Visibilizan labor de las parteras; en Panamá hay cerca de 300 identificadas

Suscríbete a nuestra página en Facebook